Variabilidad cardíaca en el entrenamiento

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) o Heart Rate Variability (HRV) en inglés, puede ser una herramienta útil y relativamente novedosa a la hora de evaluar el estado del deportista y la respuesta de su organismo a las cargas de entrenamiento si se sabe interpretar de forma correcta.

Cuando entrenamos lo que buscamos es una adaptación a los estímulos, se realiza un entrenamiento que genera fatiga y rompe el estado de homeostasis. Si se deja el tiempo óptimo de recuperación entre carga y carga, conseguiremos que se produzca una supercompensación positiva y que el nivel del deportista aumente.

Figura 1. Principio de supercompensación
Figura 1. Principio de supercompensación

Por lo tanto, es fundamental controlar la fatiga, la condición física y el rendimiento de los atletas durante el programa de entrenamiento.

Existen numerosas formas para cuantificar la carga de entrenamiento, tanto externas, (velocidad, distancia, potencia, ´´training stress score«, etc.), como internas, (RPE, frecuencia cardiaca, lactato, consumo de oxígeno, etc.).
La variabilidad cardíaca podría ayudarnos a controlar la fatiga y la recuperación. Por tanto, nos podría servir para individualizar el entrenamiento y aplicar las cargas en los momentos oportunos, ya que, cada persona responde de forma distinta a los estímulos.

¿Qué es la variabilidad de la frecuencia cardíaca?

Es la variación, expresada en milisegundos, de tiempo entre latido y latido, es decir, el tiempo del intervalo R-R.

Figura 2. Variabilidad cardíaca
Figura 2. Variabilidad cardíaca

Es una medida del nódulo sinusal a la actividad del sistema nervioso autónomo, el cual, es el encargado de regular la frecuencia cardíaca a través de sus ramas simpática (responsable del aumento de la frecuencia cardíaca y de la disminución de la variabilidad cardíaca) y parasimpática (responsable de la disminución de la frecuencia cardíaca y el aumento de la variabilidad cardíaca).

La variabilidad cardíaca aparte de medir la salud cardíaca nos aporta datos sobre el entrenamiento, el cual influye enormemente en esta variable. Por lo tanto, podría resultar una herramienta interesante para cuantificar la carga de entrenamiento.

Existen varios métodos para el análisis de la variabilidad cardíaca. En la siguiente tabla se muestran algunos de los más utilizados:

Figura 3. Parámetros dominio temporal
Figura 3. Parámetros dominio temporal

Aplicación de la variabilidad cardíaca al entrenamiento

En un estudio (Kivini et al., 2007) se utilizaron veintiséis hombres para realizar un programa de entrenamiento, se dividieron en tres grupos, un grupo de ocho personas que seguía un entrenamiento predefinido (TRA), otro de nueve que iba modificando el entrenamiento en función a la variabilidad cardíaca (HRV) y un grupo control con otros nueve sujetos.

Se entrenaron sesiones de carrera de 40’ durante un período de 4 semanas, el grupo TRA entreno 6 días a la semana con dos sesiones de baja intensidad y cuatro de alta. El programa de entrenamiento individual para el grupo HRV se basó en los cambios individuales en las oscilaciones del intervalo R–R de alta frecuencia que se medían cada mañana. Si no se producía cambio o aumentaba la variabilidad cardíaca suponía entrenar alta intensidad mientras que la disminución de la variabilidad cardíaca suponía un entrenamiento de baja intensidad o un descanso.

El consumo máximo de oxígeno (VO2Max) y la velocidad de carrera máxima en la cinta (Loadmax) se midieron antes y después del programa de entrenamiento. En el grupo TRA, la velocidad máxima de carrera aumentó mientras que el VO2Max no cambió significativamente. En el grupo HRV, se observaron aumentos significativos tanto en la velocidad máxima de carrera como en VO2Max. El cambio en la velocidad de carrera máxima fue significativamente mayor en el grupo HRV en comparación con el grupo TRA.

No se observaron diferencias significativas en los cambios de VO2Max entre los grupos.
Se llegó a la conclusión de que la capacidad cardiorrespiratoria se puede mejorar de manera efectiva mediante el uso de la variabilidad cardíaca para prescribir el entrenamiento.

A continuación, encontramos los resultados del estudio:

Figura 4. Resultados
Figura 4. Resultados

Otra investigación más reciente (Javaloyes et al., 2018) también saca conclusiones muy parecidas con un grupo de ciclistas bien entrenados. Se realizaron 4 semanas de entrenamiento estandarizado para obtener la línea basal de variabilidad cardíaca y posteriormente se dividieron en dos grupos que realizarían 8 semanas de entrenamiento, uno que seguiría un entrenamiento predefinido y otro guiado por HRV. El grupo guiado por HRV mejoró la potencia máxima y el rendimiento en una contrarreloj de 40’ y se dieron indicios de mejora en otros parámetros como el umbral anaeróbico aunque no estadísticamente significativos.

Figura 5. Estudio HRV con ciclistas
Figura 5. Estudio HRV con ciclistas

Por lo tanto, este estudio también concluye que la prescripción de entrenamiento a partir de la variabilidad cardíaca podría mejorar el rendimiento en deportistas bien entrenados.

En este otro estudio, (Pichot et al., 2000), con corredores de media distancia se aplican 3 semanas de carga donde se da un incremento de la actividad simpática para posteriormente aplicar una semana de recuperación, en la cuál se produce la supercompensación, en esta semana vemos como ha aumentado de nuevo la variabilidad cardíaca que en las semanas de mayor carga de entrenamientos se había visto reducida, esto nos muestra la influencia directa del entrenamiento sobre la variabilidad cardíaca.

Figura 6. Carga de entrenamiento
Figura 6. Carga de entrenamiento
Figura 7. HRV en respuesta al entrenamiento
Figura 7. HRV en respuesta al entrenamiento

En esta investigación, (Hynynen et al., 2006), se muestra como en sujetos sobreentrenados algunos de los datos de variabilidad cardíaca se ven disminuidos en comparación con un grupo control.

Figura 8. Estudio sobreentrenamiento
Figura 8. Estudio sobreentrenamiento

Por lo tanto, la variabilidad también podría resultar una herramienta bastante eficaz, si se sabe interpretar adecuadamente, a la hora de medir la carga óptima de entrenamiento y evitar caer en el sobreentrenamiento.

Herramientas para controlar la variabilidad de la frecuencia cardíaca

Electrocardiograma: es la herramienta más precisa y conveniente. Se podrán identificar los complejos QRS, ver dónde se produce el pico R y calcular los intervalos de tiempo entre los intervalos R-R sucesivos. Luego hay que llevárselo a un programa estadístico (MatLab). Es muy trabajoso, el deportista tiene que realizar mediciones diariamente por lo que su uso queda restringido a investigación o utilidad en clínica.

Mediante pulsómetros, que hayan sido validados y que presenten buena sensibilidad, entre las recomendadas se encuentran la H7 y H10 de Polar compatibles con mayor cantidad de aplicaciones.

Entre los software que nos aportan datos sobre variabilidad cardíaca destacar a Kubios, es una herramienta gratuita aunque también existe un modelo Premium más enfocado a la investigación. Presenta más información que las apps aunque también un nivel de procesado más exigente que las apps móviles.

Las apps móviles son muy fáciles y cómodas para usar y nos aportarán la información básica, las más destacadas son:

  • Elite HRV: es gratuita para iOs y Android. Indica el balance simpático-vagal de forma visual. Permite exportar el archivo para poder tratarlo después. Compatible con Polar H7, Polar H10, Wahoo TICKR, BlueLeza HRM Leza, 4iiii Viiiiva, Zephyr HxM, CardioSport TP3, Suunto Smart Belt, R1 Blue Sigma Sport, Garmin Premium.
  • HRV4Training: para iOs y Android (10,99 €). A su favor que es la única que utiliza fotoplestimografía para medir la HRV, por lo tanto, no requiere banda de pulso y está validada mediante electrocardiograma y Polar H7
Figura 9. App HRV4Training
Figura 9. App HRV4Training

Conclusiones

La variabilidad cardíaca puede ser una herramienta eficaz y novedosa a la hora de cuantificar la carga de entrenamiento pero debe ser interpretada adecuadamente.

Entre los aspectos positivos destacar que en la variabilidad cardíaca influyen factores como el sueño o el estrés y estos también se deberían tener en cuenta a la hora de programar un entrenamiento (la carga de entrenamiento que podemos soportar será menor si estamos ante situaciones de estrés mental o no podemos descansar lo suficiente).

Podría resultar muy útil a la hora de detectar el sobreentrenamiento ya que está estrechamente relacionada con el cansancio y la fatiga.

Presenta algunos inconvenientes, es muy variable, depende del momento del día en el que se realice la medición, la posición en la que nos encontremos, el momento en el que hayamos realizado el entrenamiento etc …

Por lo tanto las medidas se deben estandarizar y realizarse siempre de la misma forma y en el mismo momento del día, es recomendable realizarla a primera hora de la mañana cuando estemos recién levantados para que influyan menos valores externos y así poder adaptar el entrenamiento según los datos que hayamos obtenido de la medición.

No es capaz de diferenciar entre el estrés fisiológico, producido por el entrenamiento, y el estrés mental.

Así pues, la variabilidad cardíaca puede resultar de ayuda a la hora de programar los entrenamientos aunque no debe de ser lo único en lo que basarse. Esta junto a otras mediciones de la carga de entrenamiento tanto externas como internas sobre todo, nos serán de gran utilidad a la hora de individualizar los entrenamientos y adaptarlos según la situación de cada deportista.

Bibliografía

  1. Roldas, G., Pedrel Carballido, C., Capdevila, L., & Villegas García, J. A. (2008). Variabilidad de la frecuencia cardíaca: concepto, medidas y relación con aspectos clínicos (I). Archivos de medicina del deporte, (123), 41-47.
  2. Kiviniemi, A. M., Hautala, A. J., Kinnunen, H., & Tulppo, M. P. (2007). Endurance training guided individually by daily heart rate variability measurements. European journal of applied physiology, 101(6), 743-751.
  3. Pichot, V., Roche, F.E., Gaspoz, J.M., Enjolras, F., Antoniadis, A., Minini, P., Costes, F.E., Busso, T., Lacour J.E. y Barthel, J.C. (2000). Relation between heart rate variability and training load in middle-distance runners. Medicine & Science in Sports & Exercise
  4. Hynynen, E., Uusitalo, A., Konttinen, N., Rusko, H. (2006). Heart Rate Variability during Night Sleep and after Awakening in Overtrained Athletes. Medicine & Science in Sports & Exercise
  5. Javaloyes, A., Sarabia, J. M., Lamberts, R. P., & Moya-Ramon, M. (2018). Training Prescription Guided by Heart Rate Variability in Cycling. International journal of sports physiology and performance, 1-28.
  6. Vesterinen, V., Nummela, A., Heikura, I., Laine, T., Hynynen, E., Botella, J., & Häkkinen, K. (2016). Individual endurance training prescription with heart rate variability. Medicine and science in sports and exercise, 48.
  7. Saboul, D., Balducci, P., Millet, G., Pialoux, V., & Hautier, C. (2016). A pilot study on quantification of training load: The use of HRV in training practice. European journal of sport science, 16(2), 172-181.

2 COMENTARIOS

    • Gracias por tu comentario Fernando, es un tema interesante y que se puede aplicar relativamente fácil a nuestros entrenamientos, me alegra que te haya gustado. Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here