Sueño y rendimiento deportivo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (3 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Jugador de balonesto

Este artículo está encaminado a determinar cómo afectan diversos aspectos del sueño al rendimiento del deportista.

Se ha examinado (1) el efecto de la privación de sueño durante 30 horas sobre el rendimiento de sprint intermitente y el contenido de glucógeno muscular. Para ello, 10 atletas masculinos completaron un protocolo inicial seguido de una noche sin dormir o una noche de sueño normal, tras la cual se repitió el protocolo, que incluyó 30 minutos de carrera gradual y 50 minutos de sprint intermitente. Para valorar el glucógeno muscular se obtuvieron biopsias antes y después del protocolo inicial y antes del ejercicio el día dos de los ensayos experimentales, además de otros parámetros que fueron recogidos antes, durante y después del ejercicio como concentración de lactato y glucosa en sangre, activación del cuádriceps derecho. Obteniendo peores tiempos de sprint cuando los deportistas no durmieron en comparación con la prueba inicial y cuando sí durmieron. La concentración de glucógeno muscular antes de hacer ejercicio fue menor cuando no durmieron que cuando sí durmieron así como también se obtuvo una mayor reducción de la activación y de la fuerza voluntaria cuando sufrieron una privación total del sueño. Concluyendo que la privación de sueño estaría asociada a reducción del glucógeno muscular, lo que podría llegar a reducir el rendimiento de velocidad durante ejercicios de sprint intermitentes.

Un estudio reciente (2) examinó la relación existente entre la falta de sueño y las tasas de lesión en jugadores jóvenes. Para ello se recogió información acerca de las prácticas de sueño y se realizó una revisión retrospectiva del registro de lesiones en 112 atletas con una edad media de 15 años. Obteniendo que aquellos atletas que dormían de media menos de 8 horas presentaban 1,7 veces mayor probabilidad de haber sufrido algún tipo de lesión frente a aquellos que dormían 8 o más horas. Por lo que la falta de sueño parece estar asociada a una mayor incidencia de lesiones en deportistas adolescentes.

También se ha estudiado (3) el efecto de aumentar el tiempo de sueño en el deportista, para ello se les pautó a 6 jugadores de baloncesto del equipo de la Universidad de Stanford dormir tanto tiempo como fuera posible durante 5-7 semanas teniendo como objetivo un mínimo de 10 horas por noche, tras dos semanas de hábitos regulares de sueño. Obteniendo mejores resultados en cuanto a sprint, mayor precisión de tiros libres, mejor estado de ánimo y reducción de la fatiga respecto al inicio del estudio así como un mejor estado físico y mental durante los entrenamientos y partidos. Concluyendo que muy probablemente un sueño óptimo sea beneficioso para alcanzar un máximo rendimiento deportivo.

Se ha analizado (4) el efecto de una siesta tras el almuerzo sobre el estado de alerta subjetiva y el rendimiento en atletas que presentaban una pérdida parcial del sueño. Para ello diez varones sanos durmieron media hora de siesta o no (conformaban el grupo control) tras haber sufrido una privación parcial de sueño, durmieron 4 horas únicamente. Treinta minutos después de la siesta se analizó el estado de alerta, la memoria a corto plazo, la frecuencia cardiaca, el tiempo de reacción de elección, la fuerza de agarre y los tiempos de carrera para sprint de 2 y 20 metros. Obteniendo que aquellos atletas que durmieron siesta presentaban una menor frecuencia cardiaca, mejor estado de alerta, menor somnolencia, mayor memoria a corto plazo y mejor resultado en el tiempo de reacción de elección. Además de mejores tiempos en pruebas de sprint. Todo ello, muestra que una siesta después del almuerzo mejora el estado de alerta y aspectos del rendimiento físico y mental, y podría llegar a ser beneficioso en atletas que presenten cierta restricción del sueño durante el entrenamiento o antes de la competición.

Jugador de fútbol americano

También se ha estudiado (5) la calidad y la cantidad del sueño en atletas de elite. Para ello se evaluó la cantidad de sueño de los atletas de diversos deportes a través de actigrafía de muñeca, método no invasivo, durante cuatro días comparando los resultados con personas no deportistas. Obteniendo que el grupo de atletas presentaba un tiempo medio mayor en la cama 8,36 frente a 8,07 horas, aunque necesitaban más tiempo para quedarse dormidos 18,2 frente a 5,0 minutos y los atletas mostraron una menor eficiencia del sueño 80,6% frente a los controles 88,7%. Por lo que atletas y sujetos no deportistas presentaron tiempos similares de sueño, pero al mismo tiempo los deportistas mostraban una menor calidad de sueño.

Sobre la base de todo lo visto puede concluirse que la privación total del sueño tendría efectos negativos sobre el desempeño deportivo así como que menor horas de sueño podría estar relacionado con una mayor incidencia de lesiones. Además se ha visto que aumentar el número de horas de sueño podría estar asociado a un mejor rendimiento en cuanto a sprint, precisión, reducción de fatiga y estado de ánimo de refiere. También que ante una privación parcial del sueño la inclusión de pequeñas siestas antes de la práctica deportiva conllevaría un mejor desempeño de la misma. Así como que los atletas podrían presentar una calidad inferior del sueño.

Bibliografía:

  1. Skein, M., Duffield, R., Edge, J., Short, M. J., & Mündel, T. (2011). Intermittent-sprint performance and muscle glycogen after 30 h of sleep deprivation. Medicine and Science in Sports and Exercise, 43(7), 1301-1311.
  2. Milewski, M. D., Skaggs, D. L., Bishop, G. A., Pace, J. L., Ibrahim, D. A., Wren, T. A. L., & Barzdukas, A. (2014). Chronic lack of sleep is associated with increased sports injuries in adolescent athletes. Journal of Pediatric Orthopedics, 34(2), 129-133.
  3. Mah, C. D., Mah, K. E., Kezirian, E. J., & Dement, W. C. (2011). The effects of sleep extension on the athletic performance of collegiate basketball players. Sleep, 34(7), 943-950.
  4. Waterhouse, J., Atkinson, G., Edwards, B., & Reilly, T. (2007). The role of a short post-lunch nap in improving cognitive, motor, and sprint performance in participants with partial sleep deprivation. Journal of Sports Sciences, 25(14), 1557-1566
  5. Leeder, J., Glaister, M., Pizzoferro, K., Dawson, J., & Pedlar, C. (2012). Sleep duration and quality in elite athletes measured using wristwatch actigraphy. Journal of Sports Sciences, 30(6), 541-545.

4 Comentarios

  1. Hay o tienes estudios sobre como afecta la carga de entrenamiento al sueño? Sobre variabilidad de fc? Y no al revés como expones en el estudio. Gracias!

    • Fullagar HH, Duffield R, Skorski S, Coutts AJ, Julian R, Meyer T. Sleep and Recovery in Team Sport: Current Sleep-Related Issues Facing Professional Team-Sport Athletes. International journal of sports physiology and performance 2015 11;10(8):950-957.
      Jackowska M, Dockray S, Endrighi R, Hendrickx H, Steptoe A. Sleep problems and heart rate variability over the working day. J Sleep Res 2012 08;21(4):434-440.

Deja un comentario