RSA y diferencias por género

Sprint en hombres en fútbol

De las muchas diferencias existentes entre los deportes colectivos y el resto de disciplinas podemos destacar la de la resistencia específica. Así como en el resto de deportes ésta se manifiesta de formas muy diversas (atletismo, natación, deportes de raqueta, etc.), en los deportes de equipo hay una serie de características comunes que comparten todos ellos, que quedan aglutinadas en el concepto de Capacidad de Repetir Sprints (CRS, en inglés, RSA). Sin embargo, aún reuniendo semejanzas hay una serie de diferencias en cuanto a tiempo de esfuerzo, variabilidad a lo largo del entrenamiento y competición en éste, relación esfuerzo-descanso, y como se ha hecho patente en los últimos años, en la frecuencia de los cambios de dirección dentro del propio sprint, lo que nos acercaría más a la CRCD (Capacidad de Repetir Cambios de Dirección, en inglés, RCoDA).

A menor tamaño del espacio de juego, más importancia de la RCoDA y menos de la RSA (11). Si queremos sacar conclusiones válidas en las investigaciones sobre RSA, hay que tener en cuenta determinadas variables tanto en la pruebas de campo como en las de laboratorio. Es el caso, por ejemplo, de relacionar una prueba de esfuerzo en cicloergómetro (gesto concéntrico puro) con el gesto real del juego (mayoritariamente, excéntrico-concéntrico), componentes distintos del rendimiento. Por ello, si buscamos validez en los resultados de las investigaciones, se debe hacer la prueba lo más específica posible (1).

Otro de los elementos cruciales a tener en cuenta es el género del/de la deportista, ya que como se ha demostrado ampliamente, el índice Sprint decrement (Sdec) para valorar la RSA es superior en hombres, manifestando éstos por lo tanto un mayor descenso en el rendimiento con el transcurso de las series (7). Formula Sdec

¿Qué les diferencia a ellos y a ellas?

Actualmente, el gran problema en el estudio de la RSA es que las investigaciones están basadas en respuestas fisiológicas masculinas (4), y por lo tanto no se pueden sacar conclusiones de validez precisa para el género femenino.

En líneas generales, se ha demostrado que los hombres tienen más altura y peso corporal, más fuerza absoluta y potencia (causado, entre otros, por unos niveles superiores de testosterona y área de sección transversal del músculo) (4). Incluso normalizando por el peso corporal, el tamaño y el volumen muscular se mantienen superiores en hombres. A nivel metabólico, tienen mayor dependencia glucolítica, y a nivel neural, se fatigan más para un mismo esfuerzo (4).

Las mujeres poseen más resistencia de larga duración y más capacidad de recuperación (4,6), y más porcentaje de masa grasa. A nivel metabólico, tienen una mayor contribución aeróbica durante sprints prolongados (4) y, por otra parte, más capacidad a la hora de aprovechar la energía elástica (10). Por último, debemos tener en cuenta la variabilidad neural, metabólica y muscular en el rendimiento que se produce a lo largo del ciclo menstrual.

CEA en mujeres baloncesto

¿…y en ejercicios de sprints repetidos?

A lo largo de un ejercicio de sprints repetidos, el proceso pasa de ser casi exclusivamente anaeróbico en el primer sprint a contener un mayor porcentaje de contribución aeróbica con el paso de las series (siendo la recuperación entre esfuerzos únicamente oxidativa). Esta mayor o menor contribución de unas vías energéticas u otras depende también del tiempo de esfuerzo y recuperación (3,8,9), así como del tipo de esta última (activa o pasiva) (5).

En este tipo de esfuerzos, los hombres han demostrado tener más pico de potencia y potencia media en cicloergómetro, más cantidad de trabajo total, mayor descenso en el Sdec (4), y una mayor acumulación de metabolitos de desecho, especialmente en fibras rápidas, sugiriendo que las diferencias se crean durante la recuperación y no durante el esfuerzo (2,6).

RSA en el fútbol

Hipótesis acerca de la superior RSA en mujeres

  • Aunque son varias las hipótesis que se barajan al respecto acerca de por qué las mujeres tienen un mejor Sdec (más pequeño), la que tiene una mayor consistencia es la de que este descenso en el rendimiento es causado por un mayor rendimiento en el sprint inicial en hombres (en base a las diferencias citadas arriba), causando la subsiguiente inhibición de la glucólisis y los mecanismos contráctiles durante los últimos sprints (4,7).
  • Otras dos posibles causas son, en primer lugar, un mayor descenso de la conducción nerviosa central en hombres, y en segundo lugar, que una mayor contribución aeróbica durante la recuperación en las mujeres mantenga mejor la resíntesis de fosfocreatina (4).
  • La última posibilidad que se plantea es que al poseer las mujeres un menor área de sección transversal del músculo, haya una menor distancia de difusión, y por lo tanto una recuperación más rápida (6). Son varias las hipótesis que se manejan acerca de por qué las mujeres son mejores en rendimiento RSA que los hombres (o al menos tienen mejor valor en el Sdec), pero todavía falta investigación que lo confirme.

Bibliografía

  1. Barbero Álvarez, J. C., & Barbero Álvarez, V. (2003). Relación entre el consumo máximo de oxígeno y la capacidad para realizar ejercicio intermitente de alta intensidad en jugadores de fútbol sala. Rev Entren Dep, 17(2), 13–24.
  2. Billaut, F., Giacomoni, M. & Falgairette, G. (2003). Maximal intermittent cycling exercise: effects of recovery duration and gender. J Appl Physiol, 95, 1632-37.
  3. Billaut, F., & Basset, F. A. (2007). Effect of different recovery patterns on repeated-sprint ability and neuromuscular responses. J Sports Sci, 25, 905–913.
  4. Billaut, F., & Bishop, D. (2009). Muscle fatigue in males and females during multiple-sprint exercise. Sports Med, 39(4), 257–278.
  5. Castagna, C., Abt, G., Manzi, V., Annino, G., Padua, E., & D’Ottavio, S. (2008). Effect of recovery mode on repeated sprint ability in young basketball players. J Strength Cond Res, 22, 923–929.
  6. Esbjörnsson-Liljedahl, M., Bodin, K., & Jansson, E. (2002). Smaller muscle ATP reduction in women than in men by repeated bouts of sprint exercise. J Appl Physiol, 93, 1075-1083.
  7. Girard, O., Mendez-Villanueva, A., & Bishop, D. (2011). Repeated-sprint ability part I: Factors contributing to fatigue. Sports Med, 41, 673-694.
  8. Glaister, M. (2005). Multiple sprint work : physiological responses, mechanisms of fatigue and the influence of aerobic fitness. Sports Med, 35, 757–777.
  9. Little, T., & Williams, A. G. (2007). Effects of sprint duration and exercise: rest ratio on repeated sprint performance and physiological responses in professional soccer players. J Strength Cond Res, 21, 646–648.
  10. Perez-Gomez, J., Rodriguez, G.V., Ara, I., Olmedillas, H., Chavarren, J., Gonzalez-Henriquez, J.J. et al. (2008). Role of muscle mass on sprint performance: gender differences?. Eur J Appl Physiol, 102, 685-694.
  11. Vizuete, J.J.. (2014).Entrenamiento de la velocidad en los deportes colectivos. Apuntes del Máster de Alto Rendimiento en Deportes Colectivos. Inefc – Barcelona: Barcelona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.