Roturas fibrilares

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Mujer con rotura de fibras

Cuando hablamos de roturas fibrilares, también conocidas por roturas de fibras o desgarros musculares, estamos haciendo referencia a una de las lesiones más comunes  que derivan de la práctica deportiva (3).

No son lesiones especialmente graves y, por lo general, la recuperación del deportista es total y sin secuelas (4). En este artículo trataremos los aspectos necesarios para su comprensión.

¿Qué son las roturas fibrilares?

Se trata de roturas, de diversa gravedad, del tejido muscular (7) que se producen debido al estiamiento muscular o la combinación de activación y estiramiento (1). La situación más común es cuando el músculo realiza una contracción violenta acompañada de un estiramiento simultáneo (5), por ello las contracciones excéntricas las provocan con mayor frecuencia (1).

¿Qué músculos pueden verse afectados?

Las roturas fibrilares pueden darse en cualquier músculo del cuerpo, pero suelen afectar en mayor medida a aquellos que se encuentran involucrados en la práctica deportiva (7).

La fisioterapeuta Silvia Molins (5) escribe que “esta lesión solemos observarla sobre todo en recto anterior (parte anterior del muslo), aductores (parte interna del muslo), gemelos (pantorrilla) e isquiotibiales (parte posterior de muslo) y, en ocasiones, puede ocurrir en músculos del tronco, aunque esto último es más extraño.”

En cuánto al tipo de músculo, los estudios señalan que los músculos biarticulares se ven más afectados por las roturas fibrilares que el resto (1).

Clasificación según la gravedad

Las roturas fibrilares se clasifican en tres grados en función de su gravedad (2):

  1. Grado I, rotura fibrilar: Se trataría de la situación más frecuente, en ella se produce una rotura microscópica a nivel de la fibrillas musculares, que puede ir acompañada de rotura de los capilares (lo que produciría un hematoma). Quien la sufre padecerá un ligera modestia acompañada de una tumefacción mínima (5).
  2. Grado II, rotura parcial: Existe un mayor número de fibras rotas, pero el vientre muscular no se encuentra del todo afectado. Mediante una ecografía se puede apreciar la rotura y un hematoma intramuscular. Existe tumefacción y cierta pérdidad de la movilidad (5).
  3. Grado III, rotura total: Rotura total del músculo en la que se separan ambos extremos que se retraen. Suele ir acompañada de un dolor intenso, de deformidad muscular y de una incapacidad funcional total, por lo que es necesaria una cirugía con el objetivo de suturar la rotura completa del vientre muscular, de la unión miotendinosa o de la inserción del tendón (5).

Lesion de fibras corriendo

Rehabilitación

Durante las primeras 48 horas de la lesión (fase aguda) el tratamiento es el siguiente (6):

  • Mantener en reposo e inmovilizar el segmento muscular afectado.
  • Aplicar crioterapia (frío) en la zona.
  • Acudir a un especilista deportivo para que elabora el tratamiento a seguir.

Es muy importante que el deportista respete la fase inflamatoria de la lesión, es decir, que evite tomar antiinflamatorios que luego pueden suponer un obstáculo durante el proceso de cicatrización de la lesión (5).

Con el fin de evitar posibles recaídas, es muy importante, llevar a cabo un trabajo de fortalecimiento muscular progresivo previo al regreso a la actividad deportiva (4).

Chica haciendo salida de tacos

¿Cómo se pueden prevenir?

No existe un programa 100% efectivo para prevenir las roturas fibrilares, si bien, siguiendo una serie de pautas se puede minimizar el riesgo de que aparezcan (1):

  • Es muy importante realizar un programa de calentamiento y estiramientos adecuados a la práctica deportiva que se va a realizar. Los estiramientos balísticos tienen un efecto protector mayor según afirman Taylor et al. (1990) (1).
  • Gozar de una correcta estructuración y organización de la carga del entrenamiento y de una buena calidad del descanso.
  • Poseer una buena flexibilidad y un buen grado de amplitud de movimiento articular.

Deportes de mayor incidencia

A lo largo del artículo se hace referencia al hecho de que las roturas fibrilares no son exclusivas de una modalidad deportiva en concreto, sino que pueden producirse en todas y cada una de ellas (8). Si bien diversos estudios epidemiológicos muestran que en los deportes en los que se produen contracciones musculares rápidas la incidencia de lesiones por roturas fibrilares es mayor (1). Con respecto a los deportistas, se ha comprobado que aquellos que tienen un mayor porcentaje de fibras IIb, son más propensos a sufrir esta clase de lesiones (1).

Conclusiones

Cuando hablamos de roturas fibrilares nos estamos refiriendo a la lesión más común del mundo del deporte. Es difícil no encontrar a un deportista de alto nivel que no la haya padecido en algún momento de su trayectoria deportiva. Conocer en qué consisten y cómo prevenirlas es fundamental para todos los profesionales del deporte, con el fin de mitigar su incidencia.

Bibliografía

  1. Arias Rodríguez, P. (2012). Apuntes de la asignatura Actividad Física Saludable y Calidad de Vida II. Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidade de A Coruña.
  2. FisioVida (s. f.). Roturas musculares. Recuperado el 17/01/2015
  3. Jiménez Díaz, J. F. (2006). Lesiones musculares en el deporte. Revista internacional de ciencias del deporte. 3 (2), 55 – 67.
  4. López Capapé, D. (2014). Rotura fibrilar. Recuperado el 17/01/2015.
  5. Molins, S. (s. f.). Tratamiento rotura fibrilar. Recuperado el 16/01/2015.
  6. Rodríguez Alcobet, B. (2013). Qué es una rotura muscular y qué se debe hacer. Recuperado el 17/01/2015.
  7. Sanitas (2014). Rotura de fibras: síntomas y causas. Recuperado el 16/01/2015.
  8. Viribay Lorite, F.; Álvarez Cueto, B. & Pérez Villanueva, N. (2005). Las lesiones deportivas atendidas en el área de urgencias. Emergencias. 17, 243 – 250.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.