¿Qué son los abdominales hipopresivos?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
hipopresivos

La evolución del entrenamiento ha ido creciendo paralelamente a las nuevas tendencias que surgen en el campo de la actividad física y el deporte. En este sentido son muchas las nuevas formas de entrenamiento que amplían la gama de posibilidades y herramientas para mejorar la calidad de vida de la población.

Desde hace algunos años se vienen practicando nuevas modalidades de entrenamiento destinado al fortalecimiento del core y de la musculatura que protege nuestro núcleo central, más allá de los clásicos encogimientos que podrían mermar la salud de la columna vertebral en aquellos que los utilizan.

Los abdominales hipopresivos se han convertido en una alternativa más que viable para determinados sectores poblacionales, siendo muchos los beneficios que se derivan de su práctica y que han sido validados por la literatura científica, como se analizará en el presente artículo.

Qué son los abdominales hipopresivos

En primer lugar cabe mencionar la definición de esta técnica que ya se practica en un gran número de centros de manera específica. Se trata de técnicas respiratorias torácicas, junto con apneas intermitentes y posiciones de estiramiento sostenidas, que generan una activación de la musculatura del abdomen y estabilizadores de la columna, entre otras muchas estructuras cercanas (1). Su origen proviene del yoga donde ciertas posturas tratan de ejecutar estas técnicas respiratorias que conllevan múltiples beneficios en materia de prevención de lesiones y reducción de riesgos en el parto, junto con otras ventajas subyacientes.

Si analizamos los programas de entrenamiento comunes podemos encontrar graves errores en cuanto a descompensaciones musculares se refiere. Quizá el más habitual es el abuso del entrenamiento abdominal sin tener en cuenta la musculatura antagonista localizada en la zona lumbar, probablemente por el uso del ejercicio físico únicamente con fines estéticos.

Las técnicas hipopresivas o abdominales hipopresivos  no solo aseguran este equilibrio, sino que también logra activar la musculatura respiratoria (2) tan olvidada en los programas de ejercicio físico destinados a la salud de los pacientes. Analicemos los diversos estudios científicos que avalan los beneficios de los abdominales hipopresivos y cómo logran modificar nuestros sistemas.

abdominales hipopresivos

Composición corporal y abdominales hipopresivos

Por supuesto no podemos hablar de cambios en la composición corporal sin un programa de entrenamiento adaptado e individualizado con variedad de ejercicios, entre los que debe existir un cierto porcentaje de entrenamiento aeróbico.

A la hora de analizar los efectos que producen los abdominales hipopresivos en mujeres entrenadas, se ha encontrado mejoras en la circunferencia de cintura, en la talla o en la flexibilidad isquiosural y lumbar (3). Según el citado estudio parecer ser eficaz en términos variación de composición corporal la práctica de abdominales hipopresivos en mujeres adultas entrenadas. La flexibilidad en la cadena muscular posterior es una aptitud esencial en la prevención de dolores de espalda o en las comunes lumbalgias.

Salud postparto y abdominales hipopresivos

Llegamos al ámbito donde más estudios científicos se han realizado y donde encontramos los mayores beneficios en la práctica de abdominales hipopresivos. El cambio de tendencia en las últimas décadas en cuanto al fortalecimiento abdominal se refiere viene dado por una gran cantidad de investigaciones que han confirmado un aumento excesivo de la presión intraabdominal en los clásicos ejercicios de encogimientos, perjudiciales especialmente para mujeres con un parto reciente (4). Se podrían clasificar como abdominales hiperpresivos. En contrapartida, las técnicas hipopresivas o abdominales hipropresivos  consiguen ejercitar dicha musculatura sin aumentar la presión del abdomen (5).

También como beneficio se ha demostrado que, mediante vía refleja, se consigue tonificar la faja abdominal y la musculatura perineal (6). Pero no solo eso, además se produce un efecto succión de las vísceras localizadas en esta zona para disminuir la tensión ligamentosa de este conjunto de estructuras (6), lo que daría lugar a una relajación que difícilmente se puede conseguir con los clásicos abdominales.

Por otro lado la incontinencia urinaria es uno de los problemas más típicos en los meses postparto. En esta línea de investigación se han abierto diversos estudios científicos, los cuales han concluido con una eficacia de los abdominales hipopresivos en la mejora de la incontinencia urinaria así como en la coordinación del diafragma, musculatura abdominal y suelo pélvico (7). Todo ello sin los riesgos citados anteriormente derivados de una hiperpresión abdominal.

infografia ejercicios hipopresivos

Conclusiones sobre los abdominales hipopresivos

Las nuevas técnicas de fortalecimiento muscular y de estructuras profundas que intervienen en la funcionalidad y en la calidad de vida de la persona amplían el abanico de posibilidades para tal fin.

Los abdominales hipropresivos poseen múltiples beneficios para distintos sectores, entre los que cabe mencionar las mujeres que han pasado por un embarazo y se establece como una de las mejores técnicas de rehabilitación. Sin embargo, a lo largo de la búsqueda de literatura científica al respecto, se ha encontrado una notoria falta de evidencias que amplíen los beneficios de estas técnicas al resto de sectores poblacionales e incluso al ámbito deportivo.

Los hipropesivos, por tanto, son una excelente herramienta para los profesionales que quieran mejorar el entrenamiento dotándolo de un carácter funcional destinado a la mejora de la calidad de vida de aquellos que lo practican.

Referencias bibliográficas

  1. Álvarez Sáez, M. M., Rial Rebullido, T., Chulvi Medrano, I., García Soidán, J. L., & Cortell Tormo, J. M. (2016). ¿Puede un programa de ocho semanas basado en la técnica hipopresiva producir cambios en la función del suelo pélvico y composición corporal de jugadoras de rugby? Retos: Nuevas Tendencias En Educación Física, Deporte Y Recreación, ISSN 1579-1726, No. 30, 2016, Págs. 26-29, (30), 26–2.
  2. Rial, T., & Fernández, I. (n.d.). APROXIMACIÓN CONCEPTUAL Y METODOLÓGICA AL MÉTODO HIPOPRESIVO.
  3. Rial, T., Sousa, L., García, E., & Pinsach, P. (2014). Efectos inmediatos de una sesión de abdominales hipopresivos en diferentes parámetros corporales. Cuestiones de Fisioterapia: Revista Universitaria de Información e Investigación En Fisioterapia, ISSN 1135-8599, Vol. 43, No. 1, 2014, Págs. 13-21, 43(1), 13–21.
  4. Caufriez, M., Fernández Domínguez, J. C., Esparza Ballester, S., & Schulmann, C. (2007). Estudio del tono de base del tejido músculo-conjuntivo del suelo pélvico en el posparto tras reeducación abdominal clásica. Fisioterapia, 29(3), 133–138.
  5. Pinsach, P.; Rial, T.; Caufriez, M.; Fernández, JC.; Devroux, I.; Ruiz, K (2012) Hipopresivos un cambio de paradigma (monografía disponible en internet). Recuperado de coplefc.cat
  6. Esparza, S. (2002). Efecto de la gimnasia abdominal hipopresiva en el tratamiento y prevención de la incontinencia urinaria de esfuerzo. En: Espuña M (coord.) I congreso nacional sobre disfunción del suelo pelviano. Barcelona: Ediciones Mayo; 89-91.
  7. Sánchez Guisado, M. del M., González Segura, R., & Hernández Llorente, E. (2014). Importancia de las técnicas hipopresivas en la prevención de la incontinencia urinaria postparto.

5 Comentarios

  1. Reitero mi agradecimiento por su labor divulgativa de esta tan importante técnica y animo a todos los colegas, especialmente los más críticos a que investiguen y publiquen pues, al hacerlo nosotros siempre nos podrán decir que hay conficto de intereses. En relación al entrenamiento que le conviene a un grupo muscular, CORE en este caso, tal vez convendría ver la histología del mismo para saber si su función es de fuerza o de resistencia. Desde 1982 (Caix et al) se conoce que no es un músculo como el tríceps o el cuádriceps, tiene mucho tejido conjuntivo y no tiene una composición de fibras tipo II alta, sino de un 3% tipo IIX (denominadas IIb en esta literatura), mientras que de tipo I tiene del orden del 60%. Tal vez, respectando la histología, se debería preparar para su funcionalidad entrenando el tono. Estará usted de acuerdo que conviene Javier explicar, concretar, su formación, información y experiencia acerca de las técnicas hipopresivas para dilucidar si su información se basa en la experiencia o en la teoría y en cuál. Un saludo y reitero mi ánimo a los colegas a investigar, nosotros les ayudaremos en todo lo que esté en nuestras manos y conocimiento.

    • Me uno a esa propuesta hacia los colegas de progresión de seguir investigando acerca de dichas técnicas y reafirmar los beneficios de las mismas, de esta manera se podrá confirmar (todavía más) su uso en los sectores poblacionales a los que van dirigidas. Respecto al entrenamiento de core, y a su referencia hacia un análisis de hace 35 años, me gustaría destacar que el CORE debe ser entendido más allá de su funcionalidad tónica como usted menciona. En 2015 Saeterbakken entendió que se debía discernir entre los térmninos fortalecimiento del core, resistencia y estabilidad del mismo. Este mismo autor concluyó que dichos conceptos son diferentes entre sí, pudiendo elaborar una metodología específica para desarrollar el oportuno según las características del individuo y la personalización del programa. Faries MD y Greenwood en 2007 también coincidieron con el anterior autor en entender el CORE como dos sistemas:local (estabilización) y global (movimiento), distinguiendo también entre los conceptos mencionados anteriormente. En relación con las técnicas hipopresivas, y bajo una opinión profesional personal según la literatura científica citada, creo que al CORE no solo le conviene una única metodología de entrenamiento tónico, sino un conjunto de estrategias que hagan desarrollar sus diferentes funciones. Esto no quiere decir que las técnicas hipopresivas no sean recomendadas, más bien todo lo contrario, sino que deben formar parte de un programa más amplio para generar el máximo de beneficios a la persona entrenada. En cuanto a dilucidar mi experiencia o formación, quería destacar que tan perjudicial es basarse solamente en la teoría como solamente en la práctica: un precepto compartido por gran parte de la comunidad profesional crítica con la exaltación de un método que es óptimo como complemento a otros, pero nunca como sustitutivo. Por otro lado, darle sinceramente de nuevo la enhorabuena por el trabajo realizado y por aportar técnicas que sirven como herramienta para mejorar el trabajo destinado a la mejora de la calidad de vida de la población. Un saludo!

  2. Siempre que deseen escribir sobre las Técnicas Hipopresivas pueden contar con nosotros para, su ustedes lo estiman oportuno, revisar el texto y especialmente las fotografías. El ejercicio que muestran en la primera fotografía es solo la parte respiratoria de un ejercicio hipopresivo. Es lo que se hacía en el siglo pasado y uno de los motivos por los que hemos evolucionado a Low Pressure Fitness donde la parte postural, de tracción miofascial, es fundamental. Saludos y nos tienen a su entera disposición.

  3. Enhorabuena a Mundo Entrenamiento y en concreto felicitar a Javier Felipe López por el artículo sobre las técnicas hipopresivas, que vengo divulgando, en el mundo del fitness, desde hace más de 12 años, actualmente y por haber evolucionado (con miofascial, neurodinamia, técnicas posturales, respiratorias y una pedagogía y didáctica muy avanzada) con el nombre de Low Pressure Fitness (para evitar confusiones con los hipopresivos del siglo pasado y que los anglosajones comprendan) Me alegra verificar que en España no quede ni un solo gimnasio que no sepa que existen, que en muchos (grandes cadenas incluidas) esté entre las actividades colectivas, que los fisioterapeutas acudan a nuestras formaciones interdisciplinares junto a ldos CAFE, osteópatas, técnicos de fitness, enfermeras,… y que verifiquen la gran labor de investigación y desarrollo que estamos haciendo (creemos que somos la única compañía de formación en ejercicio físico y salud que invierte en I+D+I). Este mismo fin de semana participamos de la Jornada titulada Entrenamiento con poblaciones pediátrica y ginecológica en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Alicante.
    Permitan que, verificando en tesis doctorales y en la bibliografía al respecto, que mejora parámetros respiratorios, sanguíneos, posturales, … evitar denominarle Abdominales Hipopresivos, son mucho más que ejercicios para el abdomen. Y disculpe Javier Felipe, conviene que evite la palabra fortalecer cuando hable del CORE a no ser que sea para una mejora deportiva concreta que desee incrementar esta cualidad en este grupo muscular. La faja abdominal y el suelo pélvico, son caprichos músculos parietales (pared) y para cumplir su función no precisan fortalecerse sino tonificarse, tampoco hipertonía (lo peor que puede sufrir un suelo pélvico, pregunten a las profesoras y alumnas de pilates que tal les fue su dilatación en el parto por tanta contracción mantenida). Estos músculos parietales necesitan, para hacer su función de sostén, tono de base o de reposo y para anticiparse y cerrar (evitando hernias inguinales, abdominales o vaginales y sus consecuencias IUE) precisan co-sinergia. Deben encontrarse ejercicios que sin que la persona haga voluntariamente la contracción, note que la faja abdominal y el suelo pélvico se activan. Prueben con Low Pressure Fitness.
    Gracias y reitero mi agradecimiento por la excelente labor de difusión.

    • Buenos días! En primer lugar, y antes de nada, quería agradecerle su comentario y su aportación téorica al concepto de técnicas hipopresivas. Desde mundoentrenamiento.com, como profesionales de la actividad física y el deporte, queremos mantener el máximo rigor posible conociendo de primera mano dichas técnicas y refutando la citada información con otros estudios científicos al respecto. Como graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte quería mencionar que el CORE también necesita ser fortalecido, siempre con la funcionalidad que caracteriza a este grupo muscular y junto con un trabajo sinergista con el resto de estructuras que contribuyen a la estabilidad de nuestro núcleo central. Entiendo que las técnicas hipopresivas vayan encaminadas a tonificar el CORE, entre otras muchas funciones, de ahí sus beneficios tan extendidos pero también sus limitaciones extrapoladas a otros sectores poblacionales, según la literatura científica revisada y según la perspectiva crítica de una gran multitud de compañeros de profesión, fisioterapeutas, enfermeros, etc. Por supuesto que las tratadas técnicas contribuyen a mejorar la calidad de vida de muchos pacientes, sobre todo en periodos postparto, sin embargo considero que todavía falta una gran evidencia científica, externa y desmarcada de fines comerciales, que siga aumentando los beneficios de estas magníficas técnicas. Respecto a la fotografía cabe mencionar que, al buscar una imagen adecuada al artículo y entendible para el público común, un grandísimo porcentaje de ellas responden a esta “parte respiratoria” de las técnicas, por lo que creí oportuno que se entendiera de qué se iba a hablar sin ver el título, algo común en los artículos de divulgación.
      De nuevo darle las gracias por comentar el artículo y enhorabuena por el trabajo realizado. Reciba un cordinal saludo!

Deja un comentario