Prevención de lesiones en los isquiotibiales

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (11 Votos. Puntuación media: 4,27 de 5)
Cargando…
Lesión de Altidore en los isquiotibiales

La prevención de lesiones en los isquiotibiales, juega un importante papel en el deporte. En las modalidades deportivas que implican acciones explosivas y a alta intensidad, las lesiones en los isquiotibiales presentan de forma general un gran número de problemas a los deportistas, debido tanto a su alto nivel de incidencia como a la gran tasa de reincidencia que tienen una vez el deportista se ha lesionado (1).

Estas lesiones en los isquiotibiales pueden llegar a requerir un largo periodo de rehabilitación, y tienen un alto porcentaje de posibilidades de agravarse en caso de que la reincorporación a la práctica deportiva se realice de forma precoz (2). En este contexto, la implantación de un protocolo de prevención de este tipo de lesiones se antoja fundamental dentro del proceso de entrenamiento (3).

Definición de la musculatura isquiotibial

Antes de adentrarnos en la prevención de lesiones en los isquiotibiales, consideramos importante hacer un breve repaso tanto de su localización como de la función que tienen los diversos músculos que lo integran.

El grupo muscular conocido como “isquiotibiales” se compone de tres músculos: el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso (4). Esta musculatura se localiza en el compartimento posterior del muslo, y desempeña funciones tanto a nivel de la articulación de la rodilla como de la cadera, ya que se encargan por un lado de flexionar la pierna, y por otro de ayudar en la extensión del muslo, colaborando también en la rotación de ambos segmentos (5).

Estos músculos pueden sufrir lesiones tanto por contacto directo como por consecuencia de un uso excesivo, pudiendo aparecer como pequeños desgarros y llegando a ser roturas musculares completas en función del número de fibras musculares afectadas (5). De los músculos anteriormente mencionados, el bíceps femoral es generalmente el más afectado. (5,6).

Isquiotibiales
Figura 1. Vista posterior del muslo, músculos que forman los isquiotibiales.

Incidencia de lesiones en los isquiotibiales

Profundizando más en las lesiones que se producen en los isquiotibiales, son diversos los estudios que se han dedicado a determinar la incidencia lesiva de esta musculatura en diversas modalidades deportivas, principalmente en el fútbol.

Así, un estudio determinó que en el caso de este deporte las lesiones en los isquiotibiales representan el 12% del total, suponiendo una pérdida total de 90 días de entrenamiento y 15 partidos para cada club en una temporada (7). Este porcentaje se reduce en otros deportes, como en el caso de la NBA, en el que estas lesiones en los isquiotibiales representan un 3,3% del total, siendo no obstante aún así la cuarta causa más común de lesión (8).

Además, se ha encontrado también una alta afectación de la musculatura isquiotibial tanto en el hockey sobre patines como en el patinaje de velocidad (9).

Mecanismos de lesiones en los isquiotibiales

Para referirnos a los mecanismos de lesión más frecuentes de esta musculatura recurrimos al interesante estudio realizado por Woods et al (7). En dicho estudio, los autores concluyeron que el 91% de las lesiones se producen en situaciones de no contacto, siendo el 57% de estas producto de acciones de carrera a alta intensidad o sprints (Figura 2).

Tal y como indican Thelem et al, citado en Sampietro (10) el motivo de este mayor número de lesiones durante la carrera se debe a la fuerza excéntrica que deben realizar los isquiotibiales durante la fase final de balanceo de la pierna, ya que deben frenar la gran fuerza angular de la tibia con el objetivo de posicionarla para ejecutar el siguiente paso, pasando a convertirse en fuerza concéntrica una vez se cierra el ciclo de movimiento de la pierna.

Incidencia lesiva y mecanismo de lesión en los isquiotibiales
Figura 2. Mecanismos de lesión de los isquiotibiales. Tomado de Woods et al (7).

“Nordic Hamstring”: Un método eficaz de prevención de lesiones en los isquiotibiales

Llegados hasta aquí resulta evidente la importancia que tiene el prevenir este tipo de lesiones en los deportistas. No obstante, el poder implementar protocolos preventivos de forma efectiva resulta dificultoso en ocasiones para aquellos entrenadores y preparadores físicos que trabajan en entornos modestos y carecen de suficientes recursos económicos.

En este contexto el “Nordic Hamstring” se ha demostrado como un ejercicio con potenciales beneficios, en tanto que trabaja sobre la fuerza excéntrica de los deportistas, lo cual se ha revelado como un factor fundamental en el tipo de lesiones que estamos tratando en este artículo.

¿De qué se trata?

El Nordic Hasmtring se trata de un ejercicio cuyo objetivo es el de incrementar la fuerza excéntrica de la musculatura isquiotibial. Recientemente ha sido incluido en la propuesta de calentamiento FIFA 11+ con el objetivo de mejorar la prevención de lesiones. Debe realizarse por parejas y las pautas para su realización son las siguientes:

  1. Posición de partida: De rodillas sobre una superficie blanda y con los brazos cruzados sobre el pecho, el compañero se ubica detrás, sujetando con ambas manos las piernas un poco más arriba de los tobillos.
  2. Realización del ejercicio: Inclinarse lentamente hacia delante y tratar de mantener esa posición hasta dejarse caer suavemente, aterrizando sobre las manos hasta que el pecho toque el suelo. Es importante que la cabeza, tronco, caderas y muslos se encuentren alineados en todo momento formando una línea recta.
Consideraciones para la ejecución correcta de nordic hamstring
Figura 3. Ejecución correcta del Nordic Hamstring. Tomado del calentamiento Fifa 11+.

Evidencias de su efectividad: ¿Qué dice la ciencia?

Actualmente, son diversos los estudios que han explorado los beneficios que tiene el implantar este ejercicio durante el proceso de entrenamiento. Un estudio realizado con clubes de fútbol de Islandia y Noruega (11) encontró que los equipos que realizaron este tipo de ejercicios tuvieron una incidencia lesiva un 65% menor que los equipos que no lo realizaban.

Esto coincide con otro estudio realizado en 2011, el cual implicó a un total de 942 jugadores de fútbol daneses profesionales y amateurs, y en donde se concluyó que con la realización de estos ejercicios las lesiones se reducían en un 70%, mientras que la tasa de reincidencia lesional disminuía en un 85% (12). Por último, en otro estudio realizado en este caso en rugby (13) también se evidenció que estos ejercicios podían reducir tanto la incidencia como la severidad de las lesiones en la zona isquiotibial.

Además de esto, cabe señalar que también se han comprobado los beneficios del entrenamiento excéntrico mediante Nordic Hamstring en comparación con un entrenamiento clásico concéntrico de isquiotibiales, obteniéndose en este caso que  se conseguían más beneficios en materia de prevención de lesiones con la realización del trabajo excéntrico (14).

Esto resulta especialmente positivo también desde un punto de vista practico, ya que para realizar estos ejercicios no se necesitan máquinas ni pesas, y lo puede hacer todo un equipo a la vez, estableciendo los momentos de descanso cuando se ayudan entre compañeros.

Protocolo de trabajo para pa prevención de lesiones en los isquiotibiales

Como recomendación sobre la cual poder establecer protocolos de trabajo, adjuntamos el protocolo de 10 semanas utilizado por Mjølsnes et al en su estudio, ya que se trata de un protocolo progresivo y que se ha demostrado efectivo, el cual además parece ser bien aceptado por todos los jugadores (14).

Protocolo Nordic Hamstring
Tabla 1. Protocolo de Nordic Hamstring de 10 semanas. Elaborado a partir de Mjølsnes et al (14).

Precauciones

Aunque tradicionalmente se ha sugerido que el trabajo excéntrico se debe realizar al inicio de las sesiones (como por ejemplo en el caso del calentamiento Fifa 11+) cabe dudar acerca de la idoneidad de implantar este tipo de trabajo como parte de un calentamiento.

En este sentido, un reciente estudio realizado por Marshall et al (15) sugiere que los entrenadores y preparadores físicos deben ser cautos con este tipo de trabajo, debido a la gran fatiga que genera en el músculo, lo cual puede en realidad incrementar el riesgo de lesión en el deportista durante la posterior sesión de entrenamiento. Debido a esto, los autores recomiendan establecer este tipo de trabajo después de la sesión y no antes.

Además, señalamos que esto tiene relación con los resultados obtenidos por Woods et al (7) en donde se estableció que el mayor número de lesiones en los isquiotibiales se daba durante las últimas fases del partido debido a la mayor fatiga del músculo (Figura 4).

Por ello, el realizar trabajo excéntrico al finalizar las sesiones de entrenamiento ayudará a aportar una mayor especificidad al mismo, ya que estaremos trabajando el músculo en una situación más próxima a la que luego nos vamos a encontrar en situaciones de competición.

Aumento del número de lesiones en los isquiotibiales según avanza el partido
Figura 4. Aumento del porcentaje de lesiones en relación con el tiempo de partido. Tomado de Woods et al (7).

Por último, si bien ya hemos comentado los potenciales beneficios del “Nordic Hamstring” debemos apuntar en este apartado que también posee ciertas limitaciones.

Esto se debe a que recientemente se ha estudiado que durante su ejecución el músculo que sufre una mayor activación es el semitendinoso, lo cual contrasta con el hecho de que el músculo más afectado a nivel de lesiones es el bíceps femoral (16). Por ello, en la medida que sea posible se deberían implantar también ejercicios que aporten una mayor solicitación al bíceps femoral, ya que va a ser el que más refuerzo va a requerir.

Conclusiones sobre la prevención de lesiones en los isquiotibiales

Como hemos podido ver a lo largo de este artículo, la prevención de lesiones en los isquiotibiales tiene una gran importancia dentro del proceso de entrenamiento de nuestros deportistas, especialmente cuando se trata de modalidades deportivas que implican acciones a alta intensidad, cambios de ritmo, dirección…etc.

De esta forma, el implantar una rutina de entrenamiento excéntrico mediante “Nordic Hamstring” se ha demostrado que tiene grandes beneficios, ya que disminuye tanto el riesgo de lesiones como la tasa de recurrencia de las mismas.

Además, como ya se ha señalado, estos ejercicios son muy ventajosos no solo por su efectividad, sino también por el hecho de que para realizarlo no se necesita ningún tipo de material, pudiendo ser realizado de forma rápida por todos los integrantes de un equipo al mismo tiempo y no necesitando por tanto de una gran inversión de tiempo.

No obstante, a pesar de sus demostradas ventajas en la actualidad se da todavía una gran ausencia de este tipo de trabajo en el entrenamiento. En un reciente estudio se realizó un seguimiento de 50 clubes profesionales de fútbol con el objetivo de comprobar cuántos seguían algún tipo de trabajo basado en “Nordic Hamstring”, obteniendo finalmente que el 83,3% no se ajustaban a ningún programa (17). Debido a esto, resulta de gran importancia el comunicar acerca de los beneficios y ventajas de estos ejercicios, e informar a los entrenadores tanto profesionales como amateurs de los beneficios que reporta el realizarlos.

 Bibliografía

  1. De Hoyo, M., Naranjo-Orellana, J., Carrasco, L., Sañundo, B., Jiménez-Barroca, J.J., y Domínguez-Cobo, S. (2013). Revisión sobre la lesión de la musculatura isquiotibial en el deporte: factores de riesgo y estrategias para su prevención. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 6(1), 30-37.
  2. Prentice, W. (2001). Técnicas de rehabilitación en medicina deportiva. Barcelona: Paidotribo.
  3. Romero, D., y Tous, J. (2010). Prevención de lesiones en el deporte: Claves para un rendimiento óptimo. Madrid: Médica Panamericana.
  4. Kapandji, A.I. (2006). Fisiología Articular. Madrid: Médica Panamericana.
  5. Drake, R., Vogl, W., y Mitchell, A. (2005). Anatomía para estudiantes. Madrid: Elsevier.
  6. Dolman, B., Verrall, G., y Reid, I. (2014). Physical principles demonstrate that the biceps femoris muscle relative to the other hamstring muscles exerts the most force: implications for hamstring muscle strain injuries. Muscles, Ligaments and Tendons Journal, 4(3), 371-377.
  7. Woods, C., Hawkins, R.D., Maltby, S., Hulse, M., Thomas, A., Hodson, A. (2004). The Football Association Medical Research Programme: an audit of injuries in professional football—analysis of hamstring injuries. British Journal of Sports Medicine, 38(1), 36-41.
  8. Drakos, M.C., Domb, B., Starkey, C., Callahan, L., y Allen, A.A. (2010). Injury in the national basketball association: a 17-year overview. Sports Health, 2(4), 284-290.
  9. Egocheaga, J. (2004). Características de la patología lesiva en dos deportes de patinaje. Medicina de rehabilitación, 17(1), 12-16.
  10. Sampietro, M. (2013). Lesión del isquiotibial ¿Cuál es el principal mecanismo lesional?. Recuperado el 28/06/2015.
  11. Arnason, A., Andersen, T.E., Holme, I., Engebretsen, L., y Bahr, (2008). Prevention of hamstring strains in elite soccer: an intervention study. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sport, 18, 40-48.
  12. Petersen, J., Thorborg, K., Bachmann, M., Budtz-Jørgensen, E., y Hölmich, P. (2011). Preventive Effect of Eccentric Training on Acute Hamstring Injuries in Men’s Soccer: A Cluster-Randomized Controlled Trial. The American Journal of Sports Medicine, 39(11), 2296-2303.
  13. Brooks, J.H., Fuller, C., Kemp, S.P., y Reddin, D.B. (2006). Incidence, risk, and prevention of hamstring muscle injuries in Professional Rugby Union. The American Journal of Sports Medicine, 34(8), 1297-1306.
  14. Mjølsnes, R., Arnason, A.,  Østhagen, T., Raastad, T., y  Bahr, R. (2004). A 10-week randomized trial comparing eccentric vs concentric hamstring strength training in well-trained soccer players. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sport, 14, 311-317.
  15. Marshall, P., Lovell, R., Knox, M.F., Brennan, S.L., y Siegler, J.C. (2015). Hamstring fatigue and muscle activation changes during six sets of Nordic hamstring exercise in amateur soccer players. Journal of Strength & Conditioning Research (pendiente de impresión).
  16. Bourne, M.N., Opar, D.A., Williams, M.D., Al Najjar, A., y Shield, A.J. (2015). Muscle activation patterns in the Nordic hamstring exercise: Impact of prior strain injury. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sport (pendiente de impresión).
  17. Bahr, R., Thorborg, K., y Ekstrand, J. (2015). Evidence-based hamstring injury prevention is not adopted by the majority of Champions League or Norwegian Premier League football teams: the Nordic Hamstring survey. British Journal of Sports Medicine (pendiente de impresión).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.