Parálisis cerebral infantil y ejercicio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
paralisis cerebral

Décadas atrás la actividad física y el ejercicio eran considerados un medio recreativo con los cuales se podían incrementar algunas aptitudes físicas en personas sanas. A lo largo de los últimos años la comunidad científica ha ido avalando, además, al ejercicio como una herramienta para reducir los síntomas de determinadas patologías e incluso revertir y mejorar la evolución de las mismas (hipertensión, diabetes, Alzheimer…). A este largo listado de enfermedades o trastornos mejorables con el ejercicio hay que sumar la parálisis cerebral infantil. En el presente artículo se expondrán los beneficios de la actividad física en pacientes con parálisis cerebral infantil y las metodologías más apropiadas para su máxima eficacia como terapia.

La parálisis cerebral infantil

Las connotaciones y cambios en la definición de parálisis cerebral infantil son características en la tratada patología. Tanto es así que no existe una definición universalmente aceptada. En general se describe como un grupo de trastornos que comprometen a las funciones cerebrales y nerviosas, afectando a funciones como el aprendizaje, la audición, la visión y el pensamiento (1). La locomoción y el movimiento son otros dos preceptos que se dan en la parálisis cerebral infantil. También está catalogada como la causa más frecuente de discapacidad motora en edad pediátrica.

En España la prevalencia se sitúa entre 2 y 3 niños por cada 1000 nacimientos (2), una incidencia claramente elevada. Su clasificación atiende al criterio de trastorno motor predominante y a la extensión de la afectación:

  • Parálisis cerebral infantil espástica: afectación de extremidades superiores, inferiores o de hemicuerpo (lateral).
  • Parálisis cerebral infantil discinética: caracterizada por una fluctuación del tono muscular, movimientos involuntarios y presencia de reflejos arcaicos.
  • Parálisis cerebral infantil atáxica: la hipotonía y la incoordinación son los rasgos más característicos de esta tipología de parálisis cerebral infantil.
  • Parálisis cerebral infantil hipotónica: déficit de tono muscular.
  • Parálisis cerebral infantil mixta:  caracterizada por la distonia y la espasticidad, junto con otros rasgos anteriormente mencionados.

Terapia ocupacional, psicología, logopedia, fisioterapia…son solo alguna de las muchas especialidades que contribuyen al desarrollo de una óptima calidad de vida por parte de la persona que padece esta patología. El ejercicio físico, convenientemente adaptado y siempre bajo un trabajo multidisciplinar, puede ser una forma eficaz de revertir o disminuir las complicaciones derivadas de la parálisis cerebral infantil.

Parálisis cerebral infantil y entrenamiento de fuerza

Teniendo en cuenta los trastornos motores que se dan en la enfermedad el entrenamiento de fuerza parece ser un método eficaz en el incremento de la capacidad locomotora del sujeto (3). Para que los beneficios sean totales y los riesgos desciendan hasta el mínimo, las metodologías de ejercicio físico deben estar sustentadas en programas validados con una supervisión profesional de entrenadores cualificados específicamente para ello y siempre bajo prescripción médica.

Respecto a las metodologías que son eficaces en pacientes con esta patología se han investigado las diversas herramientas que se utilizan en el entrenamiento común. Así se ha demostrado que las plataformas vibratorias, con una vibración completa del cuerpo, puede ser una estrategia muy eficaz para incrementar la fuerza en niños con diplegia, provocada por la parálisis cerebral infantil, así como para mejorar su equilibrio (4).

Otro de los grandes retos a los que se enfrentan las personas con parálisis cerebral infantil es a la movilidad ya que esta produce una pérdida de la misma de manera progresiva. Mediante un entrenamiento con ejercicios isométricos, basados en el fortalecimiento de los abductores de cadera y los flexores de rodilla (isquiotibiales), se puede mejorar dicha capacidad (5), de vital importancia para la calidad de vida de este grupo.

parálisis cerebral infantil

Por otro lado los afectados por la parálisis cerebral infantil requieren una gran potencia muscular en sus movimientos diarios y en las actividades cotidianas. Aunque el entrenamiento tradicional de fuerza puede llegar a mejorar esta aptitud, en pacientes con dicha patología se debe prestar especial atención a la velocidad de ejecución del ejercicio. El entrenamiento de fuerza, con ejercicios realizados a elevada velocidad, parece ser otra estrategia funcional para la recuperación de capacidades autónomas en su día a día (6).

Sin duda una de las problemáticas más comunes es la ineficacia generada en la marcha durante la transición de la niñez a la adolescencia en niños con parálisis cerebral infantil (7). La razón es un déficit en el desarrollo motor respecto a las habilidades motrices gruesas. Este handicap puede verse mejorado por un entrenamiento de fuerza con protocolos específicos para tal fin (7).

Parálisis cerebral infantil y Actividad aeróbica

La falta de movilidad y el déficit en la capacidad motriz de las personas con parálisis cerebral infantil, genera una pérdida severa de aptitudes aeróbicas, consumo de oxígeno, problemas cardio-respiratorios… Sin embargo ciertas actividades se consideran positivas para la mejora de estos parámetros. Una de ellas, utilizada como terapia pediátrica en otro tipo de trastornos, es el medio acuático. En un estudio de 14 semanas de intervención, donde se realizaban actividades acuáticas funcionales de una intensidad moderada, se detectaron potentes mejoras en cuanto a la capacidad aeróbica se refiere (8). No solo eso, también se encontraron parámetros positivos en problemas relacionados con la marcha o con habilidades motoras gruesas.

Dentro de la especificidad que debe caracterizar a un programa de entrenamiento para dicha población, la globalidad de las tareas ejecutadas dentro del mismo dotan a las sesiones de múltiples beneficios para la salud aeróbica de las personas con parálisis cerebral infantil. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Liverpool, publicado en 2007, trató de analizar un programa de entrenamiento destinado a  parálisis cerebral infantil durante 12 semanas de sesiones. Los resultados fueron claros: se aumentó el Vo2 máximo y la capacidad aeróbica de los sujetos, traducida en una mejor economía de oxígeno en las actividades (9). Otras mejoras se derivaron de dichas sesiones como la mejora en el test que determina las capacidades motrices gruesas.

ejercicio fisico y parálisis cerebral infantil

Conclusiones

La parálisis cerebral infantil se describe como un conjunto de trastornos que afectan a la calidad de vida de aquellos que la padecen, sobre todo a nivel motor y funcional. Ante la diversidad de subtipos de parálisis cerebral infantil, los programas de ejercicio físico deben ser específicos para cada una de las clasificaciones, aumentando de esta manera la eficacia y la seguridad de los mismos.

El entrenamiento de fuerza es la metodología que más consigue incidir positivamente sobre las tareas diarias de esta población, con ejercicios isométricos, de vibración completa, de velocidad.. Por otro lado las sesiones específicas en la mejora de su capacidad aeróbica, como pudiera ser el entorno acuático o actividades aeróbicas, logran mejorar el consumo de oxígeno en este grupo de trastornos.

Referencias bibliográficas

  1.  Colver, A., Fairhurst, C., & Pharoah, P. O. D. (2014). Cerebral palsy. The Lancet, 383(9924), 1240–1249.
  2. The Definition and Classification of Cerebral Palsy. (n.d.). Retrieved from http://www.fizjoterapeutom.pl
  3. Dodd, K. J., Taylor, N. F., Damiano, D. L., al.,  et, & PEDro. (2002). A systematic review of the effectiveness of strength-training programs for people with cerebral palsy. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 83(8), 1157–1164.
  4. Moreau, N. G., Holthaus, K., & Marlow, N. (2013). Differential Adaptations of Muscle Architecture to High-Velocity Versus Traditional Strength Training in Cerebral Palsy. Neurorehabilitation and Neural Repair, 27(4), 325–334.
  5. Dallmeijer, A. J., Rameckers, E. A., Houdijk, H., de Groot, S., Scholtes, V. A., & Becher, J. G. (2017). Isometric muscle strength and mobility capacity in children with cerebral palsy. Disability and Rehabilitation, 39(2), 135–142.
  6. Moreau, N. G., Holthaus, K., & Marlow, N. (2013). Differential Adaptations of Muscle Architecture to High-Velocity Versus Traditional Strength Training in Cerebral Palsy. Neurorehabilitation and Neural Repair, 27(4), 325–334.
  7.  Ryan, J. M., Theis, N., Kilbride, C., Baltzopoulos, V., Waugh, C., Shortland, A., … Korff, T. (2016). Strength Training for Adolescents with cerebral palsy (STAR): study protocol of a randomised controlled trial to determine the feasibility, acceptability and efficacy of resistance training for adolescents with cerebral palsy. BMJ Open, 6(10), e012839.
  8.  Fragala-Pinkham, M. A., Smith, H. J., Lombard, K. A., Barlow, C., & O’Neil, M. E. (2014). Aquatic aerobic exercise for children with cerebral palsy: a pilot intervention study. Physiotherapy Theory and Practice, 30(2), 69–78.
  9.  Unnithan, V. B., Katsimanis, G., Evangelinou, C., Kosmas, C., Kandrali, I., & Kellis, E. (2007). Effect of Strength and Aerobic Training in Children with Cerebral Palsy. Med . Sci . Sports Exerc, 39(11), 1902–1909.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.