Osteopatía de pubis o pubalgia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (6 Votos. Puntuación media: 4,33 de 5)
Cargando…
pubalgia

Las lesiones inguinales están calificadas como unas de las más complejas en el mundo del deporte. La osteopatía de pubis o pubalgia es una lesión patológica plurietiológica y multifactorial que reside en la región inguino-pubiana (6).

Dentro de esta denominación se encuentran lesiones tendinosas, musculares, óseas y/o sinfisarias que afectan a la sínfisis púbica, a los músculos aductores y abdominales o al orificio inguinal (6).

Introducción a la Osteopatía de pubis o pubalgia

La lesión de osteopatía de pubis o pubalgia es de origen microtraumático, motivada por sobreesfuerzos por repetición. Constituye una patología dolorosa casi exclusiva del deportista. Normalmente está asociada al fútbol. De estas lesiones, el 45% corresponden a tendinitis o a distensiones en la zona de inserción del aductor (3) que afectan al 12% de los jóvenes futbolistas, al 20% de los jugadores profesionales y al 27% de los jugadores de edad más avanzada (4).

La acumulación de numerosas sesiones de entrenamiento provoca una depleción de las reservas energéticas del músculo y tras esto, aparece la fatiga. Nos encontramos entonces ante un músculo fatigado, irritado y, en ocasiones, contracturado, cuya capacidad de absorción de energía se encuentra mermada. A partir de este momento, la probabilidad de microrotura o macrorotura aumenta considerablemente (2,5).

Factores de riesgo de la pubalgia

Resulta fundamental el conocimiento y la identificación de los factores de riesgo (figura 1) que tienen relación con su aparición para poder llevar a cabo el desarrollo de programas de prevención. Estos factores de riesgo pueden ser clasificados en dos categorías (6):

  • Factores intrínsecos: Son aquellos aspectos biológicos y psicosociales que predisponen a la lesión de osteopatía de pubis o pubalgia
  • Factores extrínsecos: Aquellos aspectos externos al sujeto que influyen en la aparición de la lesión de osteopatía de pubis o pubalgia
Factores de riesgo osteopatia de pubis o pubalgia
Factores de Riesgo de la Osteopatía de pubis. Adaptado de Medina-Porqueres et al, 2003 (6).

Mecanismos de producción de la pubalgia o también llamada Osteopatía de pubis

Existen ciertas estructuras, que, según el tipo e intensidad del movimiento al que se vean sometidos, pueden provocar el mecanismo de producción de la lesión de osteopatía de pubis o pubalgia (figura 2) que nos atañe (7):

Mecansimos de producción de lesión osteopatia de pubis
Mecanismos de producción de la lesión de osteopatía de pubis. Adaptado de Rodríguez et al, 2001 (7).

Tratamiento de la pubalgia

A continuación se presenta un protocolo de actuación para la rehabilitación y readaptación desde se produce la lesión de osteopatía de pubis hasta que el futbolista vuelve a la normalidad en los entrenamientos (7):

  1. Electroestimulación.
    • 8 minutos de duración.
    • Ritmo: 8 pps.
  2. Ultrasonidos.
    • Onda continua sobre el hueso púbico.
    • Tratamiento de 5 minutos a 1,5 W.
  3. Criomasaje.
    • 10 minutos sobre la zona afectada.
  4. Láser infrarrojo
    • Potencia de 10 W.
    • 2 minutos en cada punto donde exista dolor con 2 cm de distancia entre los puntos de tratamiento.
    • 10 sesiones.
  5. Rehabilitación progresiva:
    • Realización de ejercicios de flexibilidad que enfaticen los aductores.
    • Ejercicios de fortalecimiento de músculos aductores usando una banda elástica.
    • Desarrollo de la resistencia cardiovascular mediante el uso de la bicicleta o la natación.
    • Programa de progresión: Caminar y después correr.
    • Ejercicios sobre un terreno de 50 metros, con una pendiente del 10% (inclinado).
    • Ejercicios para fortalecer los músculos abdominales (“core”).
    • Ejercicios progresivos de golpeo: Corta, media y larga distancia; Aumentar la velocidad y la intensidad del golpeo.

Programa preventivo de la Osteopatía de pubis o pubalgia

El programa preventivo de la osteopatía de pubis que aquí se presenta se asienta sobre tres aspectos fundamentales a desarrollar en el individuo: flexibilidad, reeducación propioceptiva y refuerzo muscular excéntrico.

Flexibilidad: El entrenamiento de la flexibilidad se recomienda para el tratamiento de esta lesión de osteopatía de pubis desde que Ekstrand (3)  y Williams (8) asociaran la disminución de la movilidad coxofemoral hacia la abducción y la rotación interna, con una mayor probabilidad de padecer dolor inguinal.

Los estiramientos deben ser estáticos y efectuarse unas 8-10 series en cada grupo muscular, con una duración de 10-15 segundos por cada serie, debiendo trabajar los siguientes grupos musculares: aductores, isquiotibiales, abdominales rectos y oblicuos; psoas iliaco y pelvitrocantéreos.

Reeducación propioceptiva: Este entrenamiento está dirigido a desarrollar el control y la estabilidad de la pelvis. Como criterios para progresar en el entrenamiento se emplean pesos de magnitud creciente, como balones medicinales, y el tipo de contacto con la superficie de trabajo (1).

ejercicios para evitar la osteopatia de pubis

Reforzamiento muscular excéntrico: Consiste en desarrollar la musculatura a partir de contracciones en las cuales el momento motor es menor al momento resistente. La posición debe ser aquella que favorezca la relajación del deportista y aísle en lo posible el grupo muscular involucrado en el ejercicio. Este reforzamiento se centra en los grupos musculares implicados en este cuadro patológico, es decir, los aductores y musculatura abdominal. El objetivo final es adaptar a los diferentes grupos musculares a las cargas a las que van a ser sometidos durante la temporada y también se busca un incremento de la coordinación muscular y de la fuerza excéntrica (6).

El programa de fortalecimiento excéntrico está fundamentado sobre tres pilares, los cuales son: la amplitud de movimiento, la velocidad de contracción y la resistencia o carga a vencer. Cada uno de estos parámetros debe incrementarse progresivamente en el tiempo a corto, medio y largo plazo (6).

Cada ejercicio debe efectuarse durante 3 series, con 10 repeticiones por serie con una frecuencia óptima de 3 veces por semana. Será el dolor el que determine la progresión dentro del entrenamiento e indique si éste se está llevando a cabo de un modo insuficiente (sin aparición de dolor) o excesivo (presencia de dolor continuado en todas las series) (6).

Bibliografía

  1. Christel, P; Dijan, P & Middleton, P. (1997): Pubalgie. Encycl Méd Chir. 14.
  2. Dvorak, J; Junge, A; Chomiak, J; Graf-baumann, T; Peterson, L; Rosch, D & Hodgson, R. (2000): Risk factors analysis for injuries in football players. Am J Sports. 28: 69-74.
  3. Ekstrand, J & Gillquist, J. (1983): The avoidability of soccer injuries. Int J Sports Med. 4: 124-128.
  4. Gibbon, W. W. (1999): Groin pain in professional soccer players: a comparison of England and the rest of Western Europe. Br J Sports Med. 33: 435.
  5. Mair, S. D; Seaber, A. V; Glisson, R. R & Garrett, W. E. (1996): The role of fatigue in susceptibility to acute muscle strain. Am J Sports Med. 24: 137-143.
  6. Medina-Porqueres, I; Barbado-Mellado, L. M; Jurado-Bueno, A y Pérez-Frías, J. C. (2003): Osteopatía de pubis: Propuesta de un programa preventivo. Archivos de Medicina del Deporte. 94(20): 163-169.
  7. Rodríguez, C; Miguel, A; Lima, H & Heinrichs, K. (2001): Osteitis Pubis Syndrome in the Professional Soccer Athlete: A Case Report. Journal of Athletic Training. 36(4): 437-440.
  8. Williams, J. G. P. (1978): Limitation of hip joint movement as a factor in traumatic osteitis pubis. Br J Sports Med. 12: 129-133.

Deja un comentario