Malato de citrulina, ¿un suplemento eficaz?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 4,88 de 5)
Cargando…
Chica en las anillas

En el ámbito del entrenamiento deportivo existen una gran cantidad de elementos dedicados a la suplementación deportiva, algunos de ellos son muy conocidos como, por ejemplo, la cafeína, el bicarbonato sódico, la creatina, etc.

Otros, sin embargo, se están empezando a conocer por el público, a pesar de que llevan tiempo estudiados por científicos del sector. Un ejemplo sería el caso del Malato de citrulina, también conocido como citrulina malato. En este artículo abordaremos este suplemento deportivo, no sin antes recalcar la importancia de consultar a un profesional del ámbito antes de comenzar a utilizarlo.

¿Qué es el malato de citrulina?

En su artículo Ibáñez et al. (5) escriben que el  malato de citrulina (BMS 6443M) es la sal monocitrulínica del ácido málico que se origina a partir de la combinación de la citrulina (aminoácido no esencial) con el malato (ácido). Se puede encontar de manera natural en diversas frutas como el melón, la manzana o la sandía, pero en muy bajas cantidades.

¿Cuál es su función principal en el organismo?

El malato de citrulina interviene en el ciclo de la urea y en el ciclo de Krebs facilitando el proceso metabólico de carácter aeróbico, además de formar parte en mecanismos hepáticos cuya finalidad es minimizar los efectos tóxicos del amonio (4, 5, 6).

Chica bebiendo suplementos

¿Qué efectos tiene el malato de citrulina en la práctica deportiva?

Para responder a esta pregunta citaremos los resultados de diversas investigaciones sobre el tema:

FitMe

 

¿TE GUSTARÍA MEJORAR TU FORMA FÍSICA, TU AUTOESTIMA Y TU SALUD?

más información

El programa que cambiará tu vida...

  • Una dosis de 8 gramos de malato de citrulina previa a la competición interviene en el metabolismo energético favoreciendo el trabajo aeróbico y limitando la producción de lactato (2, 4, 7).
  • También se demostro que su consumo incrementa el rendimiento deportivo anaeróbico en ejercicios de alta intensidad con cortos periodos de descanso y en el alivio las agujetas derivadas de estos ejercicios (7, 8).
  • Su uso postentrenamiento (hasta 2  horas) puede ayudar a eliminar correctamente el ión amonio mejorando el proceso de recuperación deportivo (3).
  • Además de reducir la fatiga física y psíquica, puede mejorar trastornos de la líbido en mujeres y problemas de ansiedad (6).
  • No muestra efectos significativos en su empleo durante el trabajo con cargas progesivas (5).
  • Tampoco su suplementación oral  durante competiciones de resistencia aeróbica impide que aumente la peroxidación lipídica, así como la formación de los nitritos plasmáticos que se derivan de su práctica (9).

¿Puede provocar efectos secundarios?

Las diferentes investigaciones realizadas hasta la fecha no encontraron indicios de que el malato de citrulina produzca efectos secundarios sobre el organismo, salvo en casos excepcionales un leve dolor abdominal y/o estomacal en los deportistas (6).

¿Es una sustancia dopante?

No, a fecha de hoy no se encuentra incluída en la Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos de la Agencia Mundial Antidopaje (1).

Mujeres en prueba de crossfit

Conclusiones

El malato de citrulina es un suplemento que ha demostrado su eficacia como ayuda ergogénica en los deportes de resistencia aeróbica, tanto para mejorar el rendimiento del deportista como para facilitar su proceso de recuperación.

A pesar de que, de momento, las investigaciones no encontraron indicios de que dicha sustancia provoque efectos secundarios en el organismo, no excluye el hecho de que su consumo en grandes dosis y/o sin la supervisión por parte de un profesional, pueda entrañar riesgos para la salud.

banner webinar suplementación

Bibliografía

  1. Agencia Mundial Antidopaje (2015). Lista de sustancias y métodos prohibidos. Recuperado el 02/06/2015.
  2. Córdova-Martínez, A. (2006). Daño oxidativo originado por el ejercicio. Papel del malato de citrulina en la modulación de la síntesis de óxido nítrico y en la utilización de los sustratos energéticos. Recuperado el 01/06/2015.
  3. Delgado-Fernández, M.; Feriche-Fernández-Castanys, B.; Martín-Matillas, M. & Chirosa-Ríos, I. (2006). Perspectiva biológica del entrenamiento deportivo. Revista Española de Educación Física y Deporte. 4, 9 – 28.
  4. Drobnic, F.; Galileo, P.; Pons, V.; Villa, G. & Cordoba, A. (2005). Eficacia del tratamiento con malato de citrulina en la producción de lactato en un ejercicio progresivo submáximo. Archivos de medicina del deporte. 22 (110), 499.
  5. Ibáñez, J.; Roca, J.; Palacios, L.; Riera, M. & Palomeque, J. (1989). El efecto del malato de citrulina sobre el rendimiento físico. Apunts. 26, 177 – 179.
  6. Kamiyama-Arakawa, R. (1999). Eficacia clínica del malato de citrulina en la fatiga. Revista de farmacología terapéutica. 6 ( 1 – 2), 55 – 58.
  7. López-Cabral, J. A.; Rivera-Cisneros, A.; Rodríguez-Camacho, H.; Sánchez-González, J.M.; Serna-Sánchez, I. & Trejo-Trejo, M. (2012). Modificación de los indicadores de la fatiga utilizando malato de citrulina para deportistas de alto rendimiento. Revista Latinoamericana de Patologia Clínica. 54 (4), 194 – 201.
  8. Pérez-Guisado, J. (2007). El malato de citrulina aumenta el rendimiento anaeróbico y reduce las agujetas. Archivos de medicina del deporte. 24 (121), 390 – 391.
  9. Serrano-Corro, E. (2009). Estudio multivariable sobre actividad física, estrés oxidativo, inflamación y daño muscular. [Tesis doctoral]. Universidad de Granada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.