Introducción al suelo pélvico

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Chica trabajando suelo pélvico

El trabajo de la musculatura del suelo pélvico debería ser fundamental en las mujeres tanto si realizan deporte de una manera constante como sino lo realizan. El principal problema que nos encontramos los profesionales del sector entrenamiento personal, fisioterapeutas, etc. es el gran desconocimiento que hay por parte de la población sobre esta parte del cuerpo humano. Debido a ello, el objetivo de este artículo de Mundo Entrenamiento es el de arrojar luz  sobre esta parte tan importante de nuestra anatomía.

Anatomía del suelo pélvico

Se trata de un conjunto de órganos, músculos y ligamentos que cierran la pelvis por su parte inferior. Basándonos en lo escrito por Carrillo y Sanguineti (2), Duarte (3) y Pazos et al. (4) el suelo pélvico lo conforman las siguientes estructuras:

 Músculos:

  • Elevador del ano.
  • Coccígeo.
  • Diafragma pélvico.

Órganos:

Compartimento anterior:

  • Vejiga.
  • Uretra.

Compartimento medio:

  • Útero (mujeres).
  • Vagina (mujeres).
  • Próstata (hombres).
  • Vesículas (hombres).

Compartimento posterior:

  • Recto.
  • Conducto anal.

La siguiente imagen nos servirá para situar con más detalle las diferentes estructuras que conforman el suelo pélvico femenino.

Partes de suelo pélvico

Funciones

La función principal de la musculatura del suelo pélvico, principalmente, es el soporte y correcto funcionamiento de los órganos que se encuentran por encima de ella, estos son: útero, vejiga (y uretra) y, con respecto al final del sistema digestivo, recto y ano (4). Además de ello, cumple funciones muy importantes durante las relaciones sexuales, el embarazo y el parto (6).

Causas de lesiones en el suelo pélvico

Pena et al. (5) escriben que los principales motivos de lesiones o daños en el suelo pélvico  están ocasionados por los siguientes factores:

  • El suelo pélvico se puede debilitar durante el embarazo, debido al peso que el útero debe soportar y a que las hormonas que produce el cuerpo tienen un efecto relajante.
  • A la hora de dar a luz se pueden originar diversas lesiones músculo-aponeuróticas, debida al estrés y a los esfuerzos que están sometidos los músculos que conforman el suelo pélvico.
  • La falta de estrógenos, especialmente en posmenopáusicas provocan pérdida de tono y flacidez de los músculos perineales.
  • Intervenciones quirúrgicas sobre el periné que pueden originar lesiones por una mala cirugía o una mala recuperación.
  • Obesidad, debido a que la músculatura pélvica tiene que soportar una mayor carga, tiende a debilitarse.
  • Estreñimiento, lo que ocasiona que la musculatura pélvica se vea sometida a grandes esfuerzos, lo que la acaba debilitando.
  • Tos crónica del tabaquismo.
  • Profesiones de riesgo (deportistas, cantantes, músicos de instrumentos de viento, etc.), en general todas aquellas en las que el suelo pélvico se ve sometido a fuertes impactos y muy continuos.
  • Desconocimiento o falta de conciencia de la zona perineal y de su participación en la fisiología sexual, urológica y digestiva.

Principales disfunciones

Pueden ser de dos tipos (4), de origen hipotónico (bajo tono muscular) o hipertónico (excesivo tono muscular).

De origen hipotónico tenemos:

  • Incontinencia urinaria de urgencia, esfuerzo o mixta.
  • Incontinencia fecal o de gases.
  • Prolapsos viscerales.
  • Disfunciones sexuales: anorgasmia, disorgasmia.

De origen hipertónico tenemos:

  • Incontinencia por sobrepresión de vejiga.
  • Esfera sexual: dispareunia y vaginismo.
  • Dificultad para evacuar heces.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Trastornos esfinterianos.
  • Síndrome de vejiga dolorosa.

Trabajo de suelo pélvico

Tratamientos

Pazos et al. (4) escriben que los problemas en el suelo pélvico pueden ser tratados de dos maneras:

Tratamiento fisioterápico

En caso de hipotonías:

  • Biofeedback y electroestimulación.
  • Tratamiento manual.
  • Aparatología sexual: bolas chinas específicas.

En caso de hipertonos:

  • Biofeedback y electroestimulación.
  • Placas anatómicas.
  • Masaje perineal.
  • Aparatología sexual: vibradores externos.

Tratamiento multidisciplinar

En la cual la paciente estaría atendida de una manera coordinada por un equipo de profesionales de la salud, entre los que destacarían:

  • Urólogos.
  • Ginecólogos.
  • Fisioterapeutas.
  • Cirujanos especializados.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel consisten en  contraer y relajar de manera repetida toda la musculatura, ejercitando los músculos del suelo de la pelvis. Este ejercicio fortalece los músculos que sostienen la vejiga y mantienen los otros órganos de la pelvis en su lugar (1). Para más información sobre este tipo de ejercicios recomiendo leer el siguiente documento PDF.

Ejercicios de Kegel para suelo pélvico

Conclusión

El cuidado y el mantenimiento del suelo pélvico debería estar entre las prioridades de cualquier mujer, independientemente de su edad o práctica deportiva. Como se explicó a lo largo del artículo, existen numerosos factores que pueden ocasionar daños o lesiones en el suelo pélvico, las cuales originarían diferentes disfunciones. Es por ello que se debe seguir trabajando para dar a conocer esta parte fundamental de la anatomía humana para prevenir los diferentes males que se derivan de un deficitario cuidado de esa zona.

Bibliografía

  1. Amóstegui Azcúe, J. M.; Ferri Morales, A.; Lillo de la Quintana,  C. & Serra Llosa, M. L. (2004). Incontinencia urinaria y otras lesiones del suelo pelviano: etiología y estrategias de prevención. Revista de Medicina Universitaria de Navarra. 48 (4), 18-31.
  2. Carrillo, G. & Sanguineti, A. (2013). Anatomía del suelo pélvico. Revista de medicina clínica. 24 (2), 185 – 189.
  3. Duarte, M. Anatomía del suelo pélvico. Recuperada el 26/09/2014.
  4. Pazos Leis, V. et al. (2014). Trabajo de la asignatura Educación Física, Educación para la Salud y Calidad de Vida. Máster Universitario en Innovación, Orientación y Evaluación Educativa de la Universidad de A Coruña.
  5. Pena Outeriño, J. M.; Rodríguez Pérez, A. J.; Villodres Duartes, A.; Mármol Navarro, S. & Lozano Blasco, J.M. (2007). Tratamiento de la disfunción del suelo pélvico. Actas Urológicas Españolas. 31 (7): 719-731
  6. Picón Aparicia, C. (2007). Ponencia: Cuidado y terapia perineal en el embarazo. Fundación Ginemed. 1, 1-31
  7. Sircar, S. (2012). Fisiología humana. México D. F.: El manual moderno.
  8. Tórtora, G. & Derrickson, B. (2013). Principios de anatomía y fisiología. México D. F.: Médica Panamericana.

2 Comentarios

  1. Actualmente los ejercicios de Kegel estan en desuso, debido a que reclutan fundamentalmente fibras rápidas tipo IIb que corresponden a un 30% del total del suelo pélvico. El trabajo de suelo pélvico tiene que dirigirse a fibras tipo I que histológicamente representan el 70% con tiempos de contracción largos, en esto se basa los métodos depresivos de Roland Lecker por ejemplo más interesantes. Como conlusión debemos de intercalar ambos tiempos de contracción cortos-largos, especialmente en fases de preparto en mujeres embarazadas y prevención de la Icontinencia Urinaria de Esfuerzo o prolapsos preparto.

    Un saludo.

    • Hola Alejandro, gracias por tu aporte.

      Comentarte que no se si dichos ejercicios están en desuso, en la documentación que manejé no comentaban nada de ello y personas que trabajan concretamente el suelo pélvico me recomendaban su uso.

      Estudiaré mejor lo que comentas.

Deja un comentario