Diabetes y actividad física

La diabetes se podría definir como un grupo de enfermedades o síndromes metabólicos caracterizados por la aparición de hiperglucemia secundaria a defectos de la secreción de insulina, de la acción de la insulina o de ambas (1).

Digamos por tanto, que la diabetes se produce cuando los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre son demasiado altos y el organismo no es capaz de mantenerlos a un nivel normal. La glucosa (azúcar) es la principal fuente de energía del cuerpo humano y la obtenemos de los alimentos. A través de la sangre, se transporta por todo el organismo para que llegue a los lugares donde es necesaria.Una vez diagnosticada la diabetes, es necesario cuidarse siempre y tratar de mantener los niveles de glucosa (azúcar) dentro de la normalidad.

Pareja runner

Tipos de diabetes

Se distinguen dos formas de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. En la primera (tipo 1), también denominada diabetes juvenil, suele existir una enfermedad auto-inmune, es decir, el sistema inmunológico no funciona bien y ataca a las células del propio cuerpo. También una infección vírica padecida durante la infancia o juventud puede ser la causa. Ambas cosas provocan la destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas, de forma que ésta deja de producirse o solamente se produce en cantidades insuficientes. Se habla entonces de un déficit abslouto de insulina (2).

En el caso de la diabetes tipo 1 debe aportarse durante toda la vida la insulina externamente, con varias inyecciones diarias. Las inyecciones son necesarias ya que la insulina es una proteína y sería destruida en la digestión. En la diabetes de tipo 2, que se trata sobre todo de la diabetes del bienestar o del anciano, suele producirse a suficiente insulina en el páncreas, pero en el ámbito celular la sensibilidad frente al efecto de la insulina es baja. Se habla de un déficit relativo de insulina (2).

¿Qué puede pasar si los niveles de glusosa están altos?

Tener elevado el nivel de glucosa (azúcar) en sangre no es doloroso, ocurre de manera gradual, y en los primeros momentos puede pasar inadvertido.

Sin embargo, es necesario tratar de mantener los niveles de glusosa dentro de la normalidad de forma rigurosa. Si están siempre altos, aunque sea un poco, se van dañando lentamente los vasos sanguíneos y los nervios, de manera que después de varios años, pueden aparecer enfermedades vasculares y neuropatías como el pie diabético. También pueden aparecer daños en los riñones y en los ojos, haciendo que disminuya la capacidad visual (2).

¿Cómo se manifiesta la diabetes?

La aparición de la diabetes se manifiesta de diferentes modos:

  • Aumento de la sensación de sed.
  • Orina más frecuente.
  • Fatiga y desánimo crónicos.
  • Prurito en todo el cuerpo.
  • Alteraciones del apetito con fluctuaciones entre hambre y falta de apetito.
  • Mayor tendencia a las infecciones.
  • Cefaleas freceuntes.
  • Vértigos ocasionales.

Si estas manifestaciones alertan sobre la existencia de una diabetes, deberías medirte el contenido en azúcar de la orina con ayuda de una tira reactiva que puede adquirirse en la farmacia. Gracias a ello puede saber si la enfermedad ya se ha desencadenado. Existe una diabetes cuando el nivel de azúcar en la orina o sangre está constantemente a unos niveles superiores a lo normal (2).

gente andando

¡ESTOS SON

TUS REGALOS!

 

 

 

pack core regalo

- Mejora tu rendimiento y consigue una buena prevención de lesiones

GRACIAS POR LA VISITA 

Te regalamos una rutina y un webinar de formación sobre el entrenamiento de CORE

¿Qué hacer? Pautas y recomendaciones

Cuanto mejor controles tu diabetes desde el diagnóstico y te responsabilices de tu enfermedad, menos probabilidades tendrás de sufrir daños irreparables. Para ello, es necesario que junto a tu médico y profesional de la actividad física y el deporte, traces un plan y sigas sus indicaciones sobre la medicación y los cambios en tu estilo de vida.

Desde Mundo Entrenamiento te dejamos algunos consejos para que tengas en cuenta:

  • Realiza ejercicio físico a diario, siguiendo siempre las indicaciones de un profesional de la actividad física y el deporte.
  • Realiza los controles de azúcar, tanto en casa como en la consulta, con la frecuencia que te recomiende el médico.
  • Cuida tu alimentación, comiendo de forma sana y equilibrada y evitando el exceso de dulces y grasas.
  • Haga varias comidas ligeras repartidas a lo largo del día.
  • Reduce el consumo de alcohol.
  • Vigila especialmente el estado de tus pies, para evitar lesiones y complicaciones irreversibles.

Diabetes y actividad física

El principal determinante de la regulación de glucosa durante el ejercicio físico en estos pacientes es el nivel de insulina. La sesión de ejercicio realizado durante la hiperinsulinemia originará una hipoglucemia, ya que la insulina inhibe la producción de glucosa por el páncreas y acelera la obtención de glucosa por el músculo durante el ejercicio (3).

La práctica regular de ejercicio físico está recomendada para personas con diabetes de tipo 1 y es casi obligada en pacientes con diabetes de tipo 2. Sin embargo los programas de ejercicio para etos pacientes deben ser cuidadosamente prescritos pro personal sanitario y profesionales de la actividad física y el deporte (3).

El ejercicio físico que se realice debe estar exento de daño muscular, no sólo por el efecto contraproducente que produce en la acción de la insulina, sino por los efectos psicológicos y por la dificultad de adherencia al programa. Se debe incluir tanto ejercicio cardiovascular como de fuerza (poco peso), con intensidades correspondientes al 70% VOmáx, realizado en sesiones con menos de 72 horas de separación entre una y otra, y preferiblemente entre 24 y 48 horas, y de una hora de duración (3).

Diabetes y actividad física

Conclusión

La diabetes es una enfermedad crónica cada vez más frecuente entre la población, entre otros motivos puede ser debida a una mala alimentación y a no realizar actividad física de forma asidua. Este tipo de patología, se produce cuando los niveles de glucosa en sangre son demasiados altos y el organismo no es capaz de mantenerlos establecidos en un nivel normal.

Existen dos tipo de diabetes, denominadas tipo 1 y tipo 2. En el caso de la primera de ellas, es necesario aportar durante toda la vida la insulina externamente, con varias inyecciones diarias. Es importante prevenir este tipo de enfermedades recurriendo a una correcta alimentación y una práctica regular de actividad física para no tener unos niveles de azúcar en sangre elevados. Ésto tendrá efectos directos sobre nuestra salud, asumimos el riesgo de que se dañen lentamente los vasos sanguíneos y los nervios, de manera que después de varios años, pueden aparecer enfermedades vasculares y neuropatías como el pie diabético.

Si sientes fatiga, alteraciones del apetito, mayor tendencia a infecciones, cefaleas, etc son algunos de los síntomas que pueden indicar aparición de diabetes en tu organismo. Acude a tu médico de forma inmediata.

El ejercicio físico brinda múltiples beneficios a pacientes con diabetes, por ello no dudes en seguir siempre las indicaciones de un profesional de la actividad física y acudir a tu médico previamente.

Bibliografía

  1. Tébar Massó, F.J., Escobar Jiménez, F. (2009). La diabetes Mellitus en la Práctica Clínica. Madrid: Panamericana.
  2. Weineck, J. (2001). Salud, ejercicio y deporte. Barcelona: Paidotribo.
  3. Chicharro López, J., López Mojares, L.M. (2008). Fisiología Clínica del Ejercicio. Madrid: Panamericana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here