Dan Río, oro europeo en wu shu

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Dan Río practicando Wu Shu

Contamos hoy aquí con nosotros, en Mundo Entrenamiento con Dan Río, representante español en la modalidad deportiva y arte marcial de origen chino de wushu, y Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, así como emprendedor a través de la empresa deportiva ATP Entrenamiento Personal que se acerca ya a los 2 años desde su puesta en marcha con dos centros en la actualidad en Oleiros y Oviedo.

Dan comenzó en el wu shu en el año 2005 en Lugo en el Gimnasio Olympuss de la mano del profesor Juan José López Gómez.
Así mismo su palmarés comprende desde títulos a nivel autonómico, nacional, diversos campeonatos internacionales y alcanzó este año el oro en el campeonato de Europa de Wu shu en Rumania.

“Siempre me apasionó Bruce Lee, fue y es para mí un referente”.Dan Río

Pregunta: Gracias por estar aquí con nosotros, Dan. Cuéntanos para introducirnos un poco en el tema, ¿qué es exactamente el wu shu y cómo se practica?

Respuesta: El Wu Shu (conocido comúnmente con Kung Fu) es un arte marcial y deporte con dos especialidades competitivas, el combate (Sanda) y la exhibición (Taolu).

Su práctica engloba ambas disciplinas mientras te formas en las clases con tus compañeros hasta que, con el tiempo y la experiencia adquirida, el practicante se decanta por especializarse en una. No obstante son la mayoría los que practican ambas disciplinas de forma regular asistiendo a las clases.

P: En concreto, ¿tu disciplina dentro del wu shu cual es y en qué consiste?

R: Mi especialidad es el Taolu (exhibición) que consiste en realizar una rutina de movimientos de combate con o sin armas pertenecientes en combinación con ejercicios acrobáticos que añaden dificultad a la rutina que suele durar un minuto-veinte segundos.

P: ¿Y cómo es que decides iniciarte en este arte marcial?

R: La verdad siempre me apasionó Bruce Lee quién era para mí un referente. Poco a poco descubrí que el arte marcial originaria de Bruce era el Wu Shu y por ello me decidí a buscar un lugar donde practicar. Al entrar el primer día en la clase me enamoré por completo.

P: ¿En qué momento decides dar el salto y comenzar a competir? ¿Y qué razones te llevan a ello?

R: Cuanto más conocía del arte marcial más me apasionaban los referentes asiáticos que veía en los vídeos de youtube y posteriormente en campeonatos como en Internacional de Ourense. Me parecía imposible poder moverse a esa velocidad y en el segundo siguiente permanecer completamente inmóvil demostrando una habilidad total. Una combinación explosiva entre arte y marcialidad. Yo antes nunca me había enfrentado a una competición seria. Se puede decir que me cambió completamente la vida.

P: ¿Cuentas con alguien que te prepare a nivel físico y técnico, o con los conocimientos y experiencias adquiridos en tu formación trabajas más de forma autodidacta?

R: A pesar de entrenar la mayor parte del tiempo sólo, siempre digo que he sido muy afortunado por todos los compañer@s que se volcaron conmigo desde el primer día dedicándome sus correcciones y tiempo para ayudarme a alcanzar mis sueños. Les estaré eternamente agradecido.

P: Y dinos, ¿qué cualidades se consideran más importantes dentro de este deporte?

R: Al ser un deporte de técnica, la mayoría de esfuerzos se centran en adquirir las condiciones para ejecutarla lo mejor posible. No obstante, las diferencias en el alto nivel vienen marcadas por la capacidad de mantener la altísima velocidad y cambios de ritmo durante ese “minutoveinte” a la vez que ejecutas saltos acrobáticos con 720º de giro.

En resumen: Flexibilidad, Fuerza, Velocidad y Resistencia. Con las más altas dosis de coordinación.

P: Y respecto a los beneficios que puede aportar, ¿qué puedes decirnos?

R: Lo primero que me viene a la cabeza, la felicidad. Pero desde el punto de vista de la Educación Física, estamos ante uno de los deportes más completos que existe por el dominio psicomotor necesario, las altas capacidades físicas que desarrolla y la necesaria interacción con los compañeros de entrenamiento. Te conviertes en una mezcla entre atleta y gimnasta que machaca y golpea.

P: En cuanto al ámbito nacional e internacional, ¿dónde encontramos a las potencias de este deporte?

R: Galicia y Madrid han mantenido una constante y beneficiosa lucha por el dominio del podio nacional. Al mismo tiempo el resto de comunidades han ido forjando grandes deportistas que ahora plantan batalla, haciendo del panorama nacional una verdadera competición.

En Europa el dominio es de Rusia, Ucrania e Italia quienes tienen equipos profesionales de este deporte y una altísima cantidad de practicantes. A nivel mundial China y el resto de países de Asia entre los que de cuando en cuando surge algún fuera de serie que pone en aprieto la hegemonía asiática. Ese fue el caso de Alfonso Valcárcel, Raúl Estévez, Ramón Quina y Miguel Velaz, quienes alcanzaron el podio mundial con la selección nacional.

P: ¿Sigues algún ritual o pauta a la hora de iniciar una competición?

R: Tras los minutos de calentamiento y prueba de tapiz de competición suelo centrarme en permanecer hidratado. Mientras me aíslo, simplemente repaso los últimos puntos clave, las sensaciones y me centro en vivir intensamente el ritmo que esté escuchando en los cascos para salir ahí y regalar el mejor minutoveinte de todo el año al público, jueces y compañeros.

P: ¿A qué quieres aspirar dentro del wu shu a corto y medio plazo? ¿Y a largo plazo que te gustaría alcanzar?

R: A corto plazo, ganarme la plaza para asistir al campeonato del mundo (Indonesia). Y a largo plazo me gustaría conseguir el campeonato europeo en categoría individual y situarme a nivel internacional entre los 8 primeros del mundo.

P: Si tuvieses que compartir con nosotros tu experiencia más satisfactoria durante tu recorrido en esta modalidad deportiva, ¿cuál sería?

R: Hasta ahora, cada año ha ocurrido algo apasionante que supera lo anterior. La guinda la puso el pasado europeo. Mis sensaciones compitiendo eran increíbles, tenía confianza absoluta en que iba a salir bien a pesar de venir de un año de altibajos. Y así fue.

P: ¿Puede alguien realmente vivir (o sobrevivir) practicando wu shu en España?

R: Tienes que tener claro que es un viaje duro y gran parte del camino lo haces sólo, aunque tengas un entrenador, hay mucho trabajo personal. Lo siguiente, es que no vas a ganar nada por lo que tu pasión es la moneda que te va a pagar todo el precio que cuesten tus objetivos.

Los últimos años he tenido la suerte de contar con el apoyo de la Diputación de Lugo y de la marca de ropa GENIOPS como patrocinador que me ha permitido regresar a China a seguir mejorando.

P: ¿Y cómo consigues compaginar la práctica con tu club, con la selección, y con tu esfuerzo y trabajo en ATP?

R: Si quieres conseguir algo, te tienes que organizar. Todas las semanas hay un montón de tareas que realizar tanto investigando en el laboratorio del INEF, en el club y en ATP, además de buscar huecos para entrenar. Por lo que un calendario y un orden de prioridades son fundamentales. Cuanto más liberes la cabeza, más fácil es cambiar de registro. Lo peor que puedes hacer es preocuparte por lo que viene después. Va a venir igual, cuando sea, ponte a ello. Para mí ahora se hace muy llevadero, ya que todos los días haces cosas diferentes, no tengo tiempo a aburrirme aunque tampoco a relajarme.

P: Ya por último y para finalizar, ¿cómo convocarías a los lectores de Mundo Entrenamiento a probar y animarse a conocer más de este deporte?

R: Si hay algo que puedo decir es que antes de morir has de probar este arte marcial, sea la edad que sea, lo van a disfrutar. En estos años, con la ayuda del Profesor Vázquez Lazo hemos podido desarrollar seminarios de Wushu y Sanda en la Universidad. Este año el club comenzará a dar clases todos los martes y jueves a niños y mayores en el tatami del INEF.

P: Un saludo y muchas gracias por el tiempo que nos has concedido para saber de ti y de tu magnífico deporte.

R: Gracias a Vosotros y enhorabuena por esta realidad que ya es Mundo Entrenamiento.

 

Deja un comentario