Core stability en plataformas inestables

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Core estability

Son muchos los estudios que demuestran los amplios beneficios de fortalecer la zona lumbopélvica. Por un lado, para prevenir lesiones (1, 3, 11, 12) y , por otro lado, para mejorar el rendimiento físico y deportivo (4, 5, 7, 8), sin llegar a haber todavía evidencias claras de esto último (10). Sin embargo, es muy habitual ver a personas en los gimnasios y a deportistas profesionales entrenando el equilibrio pélvico en plataformas como bosus o fitballs, ¿son realmente mayores estos beneficios cuando usamos ejercicios de CORE Stability en plataformas inestables?

Cuando utilizamos plataformas inestables conseguimos una mayor activación de los músculos de la zona central de nuestro cuerpo. En un estudio realizado por Kohler et al. (2010), se observó un aumento de la actividad eléctrica de los músculos abdominales cuando se utilizaron plataformas inestables como bosu, fitball, foam roller…

No obstante, en la mejora de rendimiento no ha habido diferencias. En un reciente estudio realizado por Prieske et al. (2015), en el que se dividió en dos un grupo de 39 futbolistas de alto nivel de 17 años, unos realizaron trabajo de core stability con plataformas inestables y otros sin ellas durante 9 semanas con frecuencia de 2-3 veces a la semana. Ambos grupos aumentaron su rendimiento deportivo (aumento de la fuerza extensora del tronco, mejora del tiempo de sprint y mejora del golpeo) pero no hubo diferencias entre ellos.

Core stability
Figura 1. Ejercicios sobre plataformas inestables.

Por último, es muy habitual también ver hacer ejercicios de fuerza en plataformas inestables, como pueden ser sentadillas subido en bosus o press de banca apoyado en un fitball. Diversos estudios demuestran que la activación del core es mayor de esta forma (2, 5, 8), pero, si lo que queremos es desarrollar la fuerza con el ejercicio que estamos realizando además de activar más el core, éste no será un buen método. En el estudio realizado por Kohler et al. (2010), no se observa ningún beneficio en el desarrollo de la fuerza de esta forma, pues utilizar plataformas inestables hace que disminuya la aplicación de fuerza.

Conclusiones sobre el core stability

  • Con el core stability en plataformas inestables conseguimos una mayor activación de los músculos de esta zona (2).
  • Con Core stability en plataformas inestables no conseguimos mayor rendimiento deportivo que sin ellas (6).
  • Realizando ejercicios de fuerza en plataformas inestables conseguimos activar más los músculos del core (2, 5, 8) que si no las utilizáramos. Pero si lo que queremos es desarrollar la fuerza realizando ese ejercicio, mejor entrenar en una superficie estable (2).

Core stability

 Bibliografía

  1. Borghuis, J. Hof, A.L., Lemmink, K.A. (2008), The importance of sensory-motor control in providing core stability: implications for measurement and training. Sports Medicine. 38(11), p. 893-916.
  2. Kohler, JM., Flanagan, S.P., Whiting, W.C. (2010), “Muscle activation patterns while lifting stable and unstable loads on stable and unstable surfaces”. Journal of Strength and Conditioning Research. 24(2), p. 313-321.
  3. Leetun, D.T., Ireland, M.L., Willson, J.D., Ballantyne, B.T., Davis, I.M. (2004). Core stability measures as risk factors for lower extremity injury in athlets”. Medicine & Science in Sports & Exercise. 36(6), p. 926-934.
  4. Nesser, T.W., Huxel, K.C., Tincher, J.L., Okada, T. (2008), “The relationship between core stability and performance in Division I football players. Journal of Strength and Conditioning Research. 22(6), p. 1750-1754.
  5. Norwood, J.T., Anderson, G.S., Gaetz, M.B, Twist, P.W. (2007), “Electromyographic activity of the trunk stabilizers during stable and unstable bench press”. Journal of Strength and Conditioning Research. 21(2), p. 343-347.
  6. Prieske, O., Muehlbauer, T., Borde, R., Gube, M., Bruhn, S., Behm, D.G., Granacher, U. (2015), “Neuromuscular and athletic performance following core stability strength training in elite youth soccer: role of instability”. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports.
  7. Reed, C.A., Ford, K.R., Myer, G.D., Hewett, T.E. (2012), “The effects of isolated an integrated core stability training on athletic performance measures”. Sports Medicine. 42(8), p. 697-706.
  8. Sharrock, C., Cropper, J., Mostad, J., Johnson, M., Malone, T. (2011), “A pilot study of core stability and athletic performance: is there relationship?”. International Journal of Sports Physical Therapy. 6(2), p. 63-74.
  9. Vera-García, F.J., Elvira, J.L., Brown, S.H., McGill, S.M., (2007), “Effects of abdominal stabilization maneuvers on the control of spine motion and stability against sudden trunk perturbations”. Journal of Electromyographic and Kinesiology. 17(5), p. 556-567.
  10. Vera-García, F.J., Barbado, D., Moreno-Pérez, V., Hernández-Sánchez, S., Juan-Recio, C., Elvira, J.L.L. (2015), Core stability. Concepto y aportaciones al entrenamiento y la prevención de lesiones. Revista Andaluza de Medicina del Deporte.
  11. Zazulak, B., Hewett, T.E., Reeves, N.P., Goldberg, B., Cholewicki, J. (2007), “Deficits in neuromuscular control of the trunk predict knee injury risk: a prospective biomechanical-epidemiologic study”. The Amercian Journal of Sports Medicine. 35(7), p. 1123-1130.
  12. Zazulak, B., Cholewicki, J., Reeves, N.P. (2008), “Neuromuscular control of turn stability: clinical implications for sports injury prevention”. The Journal of the American Academy of Orthopaedic. 16(9), p. 497-505.

Deja un comentario